Luto en Madrid mientras la policía investiga la avalancha en el Madrid Arena

Tres chicas murieron y dos continúan graves

La policía investiga las causas de la avalancha que tuvo lugar este jueves durante una fiesta de Halloween en el recinto Madrid Arena, en la que tres chicas de entre 18 y 25 años murieron tras sufrir una parada cardiorrespiratoria traumática y dos resultaron heridas de gravedad. Todo apunta a que la posible causa del suceso fue el lanzamiento de una bengala y petardo en el interior del recinto.

Entorno a las 4.00 horas del jueves, las cinco jóvenes acudieronb al servicio médico contratado por la organización del evento, cuando ya se encontraban en parada cardiorrespiratoria, que al verse desbordado por la situación llamó a Emergencias Madrid.

En cuestión de unos minutos, alrededor de medio centenar de efectivos de SAMUR-Protección Civil se trasladaron al recinto de festejos, donde practicaron maniobras de reanimación cardiopulmonar avanzadas a las cinco jóvenes.

Tras media hora de reanimación, los efectivos sanitarios confirmaron la muerte de dos de ellas y continuaron con la reanimación de una tercera, mientras la trasladaban al Hospital Clínico, donde finalmente se certificó su fallecimiento.

El jefe de guardia del Samur, Fernando Prados, ha explicado que recibieron una llamada a las 4 de la madrugada alertando sobre la presencia de "personas inconscientes" dentro del Madrid Arena. Según ha relatado, la primera unidad de facultativos llegó a los pocos minutos y confirmó la presencia de 5 chicas en parada cardiorrespiratoria.

"A partir de ahí, se avisó a las unidades y en 8 minutos había 5 UVI móviles y más de 40 sanitarios en la escena atendiendo y haciendo maniobras de reanimación a las 5 chicas. De ellas, 3 consiguieron tener actividad cardiaca y 2 quedaron a disposición judicial", ha explicado.

En cambio, SAMUR-Protección Civil consiguió sacar adelante a las otras dos chicas, que han sido trasladadas al Hospital 12 de Octubre y a la Clínica de La Concepción en estado grave.

La chica hospitalizada en el 12 de Octubre se encuentra en estado crítico y está siendo mantenida con vida gracias a la máquina de respiración artificial. La adolescente estuvo durante varios minutos en parada cardiorrespiratoria, de la que los sanitarios del Samur pudieron sacarla.

La otra joven herida que se encuentra ingresada en la UVI de la fundación Jiménez Díaz continúa en estado grave y tiene un pronóstico algo mejor que la otra herida, según han informado fuentes sanitarias.

Ambas presentan severos problemas derivados del aplastamiento como habían indicado Emergencias Madrid a los medios después de atenderlas. En todos los casos la parada cardiorrespiratoria era de origen traumático, lo que significa que podría deberse a un aplastamiento, han añadido.

Al respecto, la Policía Nacional trabaja con la hipótesis de que el suceso pudo producirse tras una avalancha como consecuencia del lanzamiento de una bengala y petardo en el interior del recinto. Así lo han confirmado fuentes policiales, que mantiene abierta una investigación para dilucidar cuál puede haber sido el motivo que ha provocado este incidente, por el que de momento no hay ningún detenido.

A partir de las 4.30 de la madrugada, la Policía comenzó a recibir llamadas alertando de que se había producido una avalancha. Ante este hecho, los agentes que acudieron al recinto de festejos iniciaron el desalojo de todos los asistentes, que concluyó a las 6.50 horas sin ningún tipo de incidente.

EL AYUNTAMIENTO APUNTA A LA AVALANCHA NIEGA QUE HUBIESE EXCESO DE AFORO
Por su parte, el vicealcalde de Madrid, Miguel Ángel Villanueva, apuntó que la principal hipótesis sobre la causa del agolpamiento fue el estallido de una bengala y petardo, por lo que ahora habrá que ver, a tenor de lo que indique la investigación, si hubo o no un fallo en los controles de seguridad de acceso al recinto.

Al respecto, dijo que desconocen si es una bengala o un petardo, y que solo habla de las hipótesis que se están manejando. "Si no sabemos si es un petardo o una bengala tampoco sabemos cómo pudo introducirse dentro del recinto puesto que existía servicio de control y seguridad. No puedo decir si ha fallado este servicio hasta que no conozcamos qué es lo que produce el suceso", agregó.

Acerca de que se pudiera entender que hubiese responsabilidad penal, quizá un homicidio por imprudencia a la persona que activara este petardo, Villanueva dijo que "la calificación jurídica no le corresponde determinarla" y es el Grupo V de Homicidios quien está realizando la investigación y estableciendo el protocolo normal de actuación en situaciones de casos parecidos.

También quiso dejar claro que, según la información recopilada, no hubo exceso de aforo, dado Madrid Arena cuenta con una capacidad de 10.600 localidades y la organización de la fiesta ha comunicado que vendió 9.650 entradas para el evento.

Villanueva precisó que los hechos se produjeron en un pasillo que da a la sala de la pista central y que sólo se localizó en ese enclave, dado que el resto de asistentes que estaban en la pista central de esta fiesta de música electrónica no se percataron de lo ocurrido.

Una vez conocidos los hechos, se tomó la decisión por los distintos intervinientes de no suspender ni desalojar de manera inmediata por entender que esta decisión "hubiese producido síntomas de situaciones de pánico y alarma", por lo que se dio un "desalojo gradual y ordenado" hasta las 6.30 horas, explicó.