Lunes de Cubatas

Del hornazo y el fútbol en el campo... al cubata, la litrona y el bacalao.

Si el Padre Putas levantara la cabeza no daría crédito al ver en lo que se ha convertido -o algunos han convertido-, el Lunes de Aguas que desde este año es ya para muchos el Lunes de Cubatas. 

 

Cierto es que esta festividad nació en el siglo XVI cuando los estudiantes se lanzaron a la calle para celebrar el fin de la pascua cuaresmal y la vuelta a la ciudad de las mujeres de vida licenciosa, pero seguro que la vera del río Tormes no sufrió tanto por aquel entonces como en esta jornada en la que miles de jóvenes se han vuelto a reunir en torno a la iglesia de Santiago del Arrabal en una 'macrofiesta' que, por si cabe alguna duda, ha contado con el visto bueno del ayuntamiento. 

 

Una fiesta tradicional convertida en la excusa perfecta para dar rienda suelta a la diversión basada en la música 'a todo trapo' -varios deejays salmantinos han colaborado con el evento-, y el alcohol.

 

Desde primera hora de la tarde, y en principio hasta las nueve de la noche, multitud de personas cargadas de litronas, cubatas y garrafas de calimochos -hornazos la verdad es que no se han visto demasiados-, se dirigían hasta el lugar de la cita de este 'Hornazo Festival Day' y se han instalado a la ribera del río Tormes que a medida de pasaban las horas se ha convertido en un urinario improvisado para muchos. 

 

Curiosos mirando alucinados desde el Puente Romano. Más de un turista preguntándose si en Salamanca son iguales todos los lunes y el libro de las tradiciones salmantinas que para sus amantes se ve manchado por un borrón.