Lumbrales decreta tres días de luto por la muerte del militar

A la espera. El funeral se demora hasta la próxima semana, debido a que los actos oficiales se celebrarán el lunes en Madrid. Hospital. Dos heridos permanecen en vigilancia intensiva y el tercero evoluciona bien
M. CORRAL
El pleno del Ayuntamiento de Lumbrales aprobó ayer por unanimidad declarar tres días de luto oficial en recuerdo del militar, Miguel Ángel Díaz Ruiz, nacido en esta localidad hace 25 años y que falleció el pasado jueves en el accidente ocurrido en la Academia de Hoyos de Manzanares durante unos ejercicios para la desactivación de explosivos.

Hasta última hora de la tarde de ayer se desconocía el momento en que tendrá lugar el funeral en Lumbrales, como así es deseo de los familiares que en estos momentos acompañan a los restos mortales de los soldados fallecidos en Madrid.

Aunque en principio se barajaba la posibilidad de que el funeral tendría lugar hoy sábado en Lumbrales, según los familiares de la víctima éste se demorará hasta la próxima semana debido a que los actos oficiales por los cinco fallecidos se celebrarán el lunes en Madrid. Es por este motivo que el alcalde de Lumbrales, Juan Borrego, no descartaba la ampliación de los días de luto decretados hasta la llegada del féretro. Desde el jueves, las banderas del Ayuntamiento ondean a media asta en señal de duelo.

Miguel Ángel Díaz Ruiz era muy querido en Lumbrales, lugar al que regresaba desde Madrid cada fin de semana que disponía de permiso y donde reside su abuela Julia y sus tíos Isidro e Isabel. Esta última se desplazó ayer hasta Madrid para apoyar a su hermano Miguel, padre del soldado fallecido.

El joven de 25 años de edad era soltero y estuvo destinado en misiones internacionales como Unifil (Líbano) y Kosovo.

Por otra parte, el funeral por los cinco militares muertos está pendiente de concretarse hasta que no concluyan las autopsias, mientras que dos de los tres heridos en el accidente siguen bajo vigilancia intensiva. De acuerdo con la ministra de Defensa, Carme Chacón, una vez que concluya la autopsia que se pracicó ayer en el tanatorio de Colmenar Viejo (Madrid) a los cuerpos de los cinco militares, éstos serán entregados a sus familias, quienes decidirán si habrá un funeral conjunto y, en ese caso, será entonces cuando se fije la fecha.

Mientras tanto, dos de los tres heridos en la explosión permanecen hospitalizados en la unidad de vigilancia intensiva del Hospital Gómez Ulla, después de ser intervenidos quirúrgicamente, según explicó la ministra. El cabo primero que resultó herido leve, a quien Chacón visitó ayer en el hospital Puerta de Hierro para interesarse por su estado, evoluciona favorablemente.