Luis Ángel Cabezas: "Esperemos que el tercer desencuentro entre Consejería y Ministerio no sea la PAC"

El presidente provincial de Asaja valora su ya año largo de mandato en el sindicato con la mente puesta en tres puntos fundametales: la PAC, la remolacha y la Norma de Calidad del ibérico.

Más de un año en un cargo que desgasta más de lo que la gente piensa y que, en muchas ocasiones, es desagradecido. Se trata de tiempo más que suficiente para conocer los entresijos del sector por dentro, desde el otro lado, haciendo frente a una trilogía complicada en la actualidad: PAC, remolacha y Norma de Calidad del ibérico.

 

Luis Ángel Cabezas, presidente provincial de Asaja, hace un balance de su gestión y de lo que le ha tocado vivir en este tiempo. Nada más llegar, la Cámara Agraria le dio el primer sobresalto: "Los actuales mandatarios han decidido vender el patrimonio ante su delicada situación y a lo mejor no hay más remedio, pero yo no le auguro un buen futuro a estas instituciones".

 

Sus proyectos de futuro al frente del sindicato también han sido sonados, ya que Asaja ha peleado por el "proyecto sobre necrófagos, evitar la segunda vuelta en el saneamiento de la brucelosis o la libertad de movimientos del ganado", entre otros.

 

'TRILOGÍA' BÁSICA

 

Pero sin duda, hay tres aspectos fundamentales en los que Cabezas hizo especial hincapié: la PAC, la remolacha y la Norma de Calidad del ibérico. En el primer apartado, el presidente de Asaja espera que no "se produzca el tercer desencuentro entre consejería de Agricultura y Ministerio (tras la Norma y el Programa de Desarrollo Rural) especialmente en el reparto interno de las ayudas".

 

El segundo apartado es la remolacha, cultivo estrella hace no muchos años, ahora denostado, "ya que solo hay que ver que en esta campaña se ha sembrado la mitad del año pasado que ya fue poco. No podemos permitirnos el lujo de perder este cultivo, tampoco lo puede consentir la industria".

 

Y el tercero de los aspectos, la Norma, es muy sencillo para Luis Ángel Cabezas: "Podemos hacer siete normas, pero como no se cumplan, de nada vale y por eso es por lo que hay que pelear", indica.

 

Por último, valora cada uno de los sectores agroaganderos, defiende la unidad de las OPA en las elecciones de las marcas de calidad y defiende el peso del campo en la economía provincial, regional y nacional.