Los vecinos de Portillo y Éjeme se quedan sin teléfono por el robo de cable

De madrugada. Los afectados, que descubrieron los postes serrados y sin hilo conductor, permanecieron durante todo el día de ayer sin servicio
E.G.

Los ladrones de cable de cobre siguen actuando en la provincia. Después de que en esta semana hayan dejado a los vecinos de tres municipios sin línea telefónica, la localidad de Éjeme se despertó ayer con la visita de los ladrones, los cuales serraron los postes telefónicos y se apoderaron de todo el cable que pudieron.

Según informaron fuentes municipales a este periódico, los hechos ocurrieron durante la madrugada del viernes al sábado, momento que aprovecharon los ladrones para serrar, al menos, cuatro postes telefónicos, que están ubicados a las afueras del municipio, en la carretera que une Éjeme con Portillo, en la comarca de Alba de Tormes.

Tras conseguir el cable telefónico salieron huyendo del lugar. Fue por la mañana cuando los vecinos, tanto de Éjeme como de Portillo, se percataron de que la línea no funcionaba. Posteriormente, los afectados comprobaron que la causa de la ausencia de este servicio era el robo del hilo conductor.

Los vecinos de Éjeme y Portillo permanecieron durante todo el día de ayer sin suministro telefónico y al cierre de esta edición el servicio no se había restablecido. Los afectados esperan que la compañía acuda lo antes posible para poder estar comunicados, ya que gran parte de los vecinos son de edad avanzada.

Según las citadas fuentes, hace aproximadamente ocho días se encontraron los postes serrados pero en esa ocasión no se apoderaron del cable telefónico.

El pasado miércoles, el municipio de Larrodrigo se quedó sin suministro telefónico por el robo del cable de cobre, un metal que se está convirtiendo en la nueva joya para los ladrones. En esta ocasión, los asaltantes cortaron los cables telefónicos de cinco o seis postes, dejando al municipio sin servicio telefónico. En esta ocasión, la compañía restableció el servicio por la mañana. En Nava de Sotrobal, los vecinos pasaron el fin de semana del 30 y 31 de enero sin línea telefónica por culpa de los amigos de lo ajeno, que se apoderaron de más de 30 metros de cable. Coca de Alba fue otro de los municipios afectados por esta oleada de robos, cuyos vecinos se quedaron sin teléfono en la madrugada del 30 de enero. También, el pasado jueves, los ladrones se apoderaron del cable de cobre de las farolas del polígono El Inestal, en Peñaranda, dejando sin luz a buena parte del polígono.