Los vecinos celebran una matanza en familia en el camping municipal

La localidad vistiĂł sus mejores galas para celebrar un acto que se ha convertido en tradiciĂłn

En un paraje singular e idĂ­lico, como es el camping municipal, a orillas del embalse de Santa Teresa, se celebrĂł el sĂĄbado 25 de febrero la matanza tradicional promovida por el Ayuntamiento, AsociaciĂłn de mujeres y vecinos.

Aunque en un principio la idea era celebrarla en la plaza mayor de la localidad, al final el ayuntamiento decidió realizarla en el camping como inicio de temporada en un paraje singular a orillas del Tormes donde los mås pequeùos pudieron jugar en un recinto cerrado con cancha deportiva y con un día magnífico y unas instalaciones para comer y pernoctar todos aquellos que, vinculados de una manera u otra con el Guijo de Ávila, decidieron desplazarse desde Madrid, Valladolid, El País Vasco, Salamanca y otros puntos de la geografía nacional.

A las 12.00 horas comenzĂł el rito tradicional de la matanza mĂĄs autĂŠntica donde los asistentes pudieron disfrutar como los expertos chacineros de la localidad como Alfonso MartĂ­n, sus hijos y nietos realizaron todo el proceso acompaĂąados por la gran familia del Guijo que fueron otras 150 personas que se sumaron a la fiesta de encuentro entre muchos amigos, despuĂŠs del pasado verano o desde San Antonio.

No faltĂł a la cita festiva, Pedro, veterinario de la Unidad Veterinaria de BĂŠjar y vinculado con el Guijo desde hace 30 aĂąos que reconociĂł el cerdo y manifestĂł que estaba en perfecto de estado para ser consumido.

A las 13.00 horas ya se pudieron degustar las chicas que con cariùo prepararon y repartieron la Asociación de Mujeres de la localidad que desde el día de Santa Águeda han comenzado una serie de actividades culturales y lúdicas con mucha fuerza y que a lo largo del aùo darån que hablar por sus actividades tan dinamizadoras para este pequeùo municipio de poco mås de 100 habitantes erigido en un promontorio a orillas del Tormes y del arroyo de la Mula.

En un ambiente casi familiar ya que muchos hijos del pueblo arrastraron a otros de Guijuelo y SantibĂĄĂąez de BĂŠjar con los que han emparentado se disfrutĂł del dĂ­a de encuentro y buena comida en el comedor del camping donde la alcaldesa, MarĂ­a JosĂŠ Herrero y los ediles como Fernando GutiĂŠrrez, Roberto MartĂ­n, Mariano Cornejo y MÂŞ Monserrat Herrero hicieron de anfitriones con todos los que acudieron a celebrar el evento tradicional.

Los niĂąos fueron los que mĂĄs disfrutaron sin peligro alguno en las pistas deportivas, otros jugando a las cartas y a la rana bajo la sombra de las centenarias encinas con la vista del embalse enfrente pidiendo a gritos que llueva.

El primer dĂ­a de matanza terminĂł con un chocolate para los asistentes al filo de las 9 de la noche y otros cenando en el mismo camping donde se alojaban en cĂĄlidos bungalows de madera.

Durante el domingo las mujeres se encargaron de embutir las chicas en las mismas tripas del cerdo, una vez realizado el adobo y hasta el prĂłximo aĂąo.