Los vecinos arropan al patrón bajo el sonido de las dulzainas y un convite de limonada

Actos religiosos. Tras la misa oficiada por el párroco Víctor Sevillano, los fieles acompañaron al Santo hasta su ermita para recibir su bendición

Decenas de vecinos se sumaron al día grande de las fiestas de San Lorenzo para arropar al patrón en las ceremonias religiosas en su honor. La misa, oficiada por el párroco, Víctor Sevillano, se alargaba algo más de lo que es normal en esta fecha por los sonidos de las dulzainas que se abrían paso en la liturgia para sustituir los sones del tamboril. Así, pasada la una y media de la tarde, los mayordomos, alcalde y teniente alcalde, escoltaban con sus varas al patrón subiendo la calle de San Lorenzo de camino a la ermita. Ya a las puertas del pequeño templo, el sacerdote daba la bendición a los fieles que ponían en el aire el tradicional ¡Viva San Lorenzo!
Con los sonidos de las dulzainas entremezclados con los sones del tamboril, los vecinos regresaban a la Plaza para dar cuenta del convite de sangría y dulces ofrecido por el Ayuntamiento en calidad de mayordomos, una fresca limonada que apaciguaba el bochorno de las dos de la tarde sobre el cemento del ágora ribereña.

A los actos religiosos, además del regidor y el vicealcalde, Diego Ledesma y José Romo, no faltó la ex alcaldesa, Begoña Sánchez, y el resto de miembros de la Corporación municipal, así como el diputado del PP por la zona de Vitigudino, Jesús María Ortiz, siempre cumplidor cuando se lo permite su ajetreada agenda.

Del convite, cabe señalar el extraordinario grupo de azafatas y camareros que repartieron dulces y sangría hasta aburrir al personal a rosquillas, floretas y otros exquisitos manjares de la repostería tradicional.

Ya bien entrada la tarde, las peñas volvían a vestir de colores las calles de camino al coso saucellense donde tendría lugar un divertido Gran Prix en el que, además de juegos de habilidad, no faltaron ni la emoción ni las risas.

Para finalizar esta intensa jornada, en la noche llegaría una concurrida verbena que estuvo amenizada por la orquesta Cásting.