Los tres imputados por tráfico de drogas mantienen su inocencia

Audiencia Provincial de Salamanca. Continúa por segundo día el juicio de los implicados en la ‘operación Alexia’. Detenciones. Dos hombres fueron arrestados en 2006 en la estación de trenes
Ángel Prada

Hoy continuará por segundo día el juicio por tráfico de drogas celebrado en la Audiencia Provincial de Salamanca. Tres imputados y once testigos ya prestaron ayer declaración ante el Ministerio Fiscal durante cuatro horas. Además de estas tres personas, cuadro más fueron detenidas en la operación Alexia, sin embargo, estas cuatro personas, dos hombres y dos mujeres, mantuvieron la conformidad de las partes, por lo que no fue necesaria su declaración en las dependencias judiciales. Esta operación por tráfico de estupefacientes se remonta al 13 de junio de 2006, jornada en la que los tres jóvenes llamados a declarar fueron detenidos, dos de ellos en las inmediaciones de la estación de trenes de la capital y la tercera horas más tarde en la Comunidad de Navarra.

El juicio arrancó a las 10 de la mañana. Puntuales a la cita, los tres imputados, J.A.C.O., C.D.T.V. y J.C.B.B. dieron su versión de los hechos ante el Ministerio Fiscal de la Audiencia Provincial de Salamanca. Los tres varones, un español y dos más de origen sudamericano, mantuvieron su inocencia. Todos ellos afirmaron que no existen pruebas que les acrediten como culpables por tráfico de drogas. Sin embargo, y según los once agentes de la Guardia Civil de Salamanca y de Navarra que participaron en esta operación y que prestaron su declaración, existen pruebas más que suficientes para declarar la culpabilidad de los tres hombres.

Los ocho agentes de la Guardia Civil de Salamanca que investigaron estas operaciones a través de intervenciones telefónicas durante los meses previos a las detenciones coincidieron en declarar que, aunque en ningún momento se mencionó la palabra de algún tipo de estupefaciente, en cambio, sí que se utilizó siempre un lenguaje en clave. “Llevo muchos años trabajando en el tráfico de drogas dentro de la Guardia Civil y en todo este tiempo apenas he escuchado utilizar la palabra hachís, cocaína o heroína en las conversaciones telefónicas pinchadas. En muchas ocasiones hablan de chicas o de euros para referirse a gramos de una determinada droga”, sentenció uno de los agentes de Guardia Civil llamado a declarar ayer en la Audiencia Provincial.

En cambio, la defensa de los tres acusados se basó precisamente en que “en ningún momento se habló de drogas, sino de euros, en estas escuchas telefónicas practicadas por la Guardia Civil”, ya que durante estos meses que duraron las escuchas enmarcadas dentro de la operación Alexia, C.D.T.V. quería vender un coche a J.C.B.B., hechos que no han sido investigados ni probados por los agentes de la Guardia Civil, tanto de los ocho miembros de Salamanca, como de los tres de Navarra, según pudieron testificar ayer en este juicio que comenzó a las 10 de la mañana y que concluyó sobre las 15 horas de la tarde.

Asimismo, hoy continuarán las declaraciones de los tres imputados así como de los testigos. Además, el Ministerio Fiscal, por su parte, solicitará las penas estimadas para estas tres personas que no están conformes con la pena impuesta por la Fiscalía, en la que condenaba a 54 años de prisión para el conjunto de las siete personas detenidas en la operación Alexia.

Los detenciones se produjeron el 13 de junio de 2006, cuando J.A.C.O. se bajó de un taxi en la estación de trenes de Salamanca para tomar supuestamente un tren a Tudela para vender droga junto con C.D.T.V. En el momento de la detención le sustrajeron 336 gramos de drogas que transportaba en una bolsa de plástico. Minutos después, sobre las 8 y poco de la mañana, los agentes detuvieron a C.D.T.V., también en las inmediaciones de Vialia. Horas más tarde, sobre las 17 horas, agentes navarros procedieron a la detención de J.C.B.B., en Navarra.