Los transportistas y taxistas honran a su patrón, San Cristóbal

El sonido de las bocinas de los camiones y del claxon de los taxis acompañó al ruido ambiental de la ciudad a partir de las 13.00 horas en la celebración que los miembros de la Asociación de Transportistas de Salamanca (Astasa) y el gremio de taxistas le rindieron ayer a su patrón, San Cristóbal, al que sacaron del colegio San Agustín para trasladarlo a hombros de un camión durante el recorrido urbano.
María Sánchez

Tras la celebración de una eucaristía en honor del patrón de los conductores en el día de su festividad, que tuvo lugar en la parroquia del colegio y seminario de San Agustín, el santo salió en comitiva y todos los asistentes pudieron disfrutar de la actuación de un grupo folclórico charro que amenizó los momentos previos a la bendición, consiguiendo incluso, que el paso bailara al son de la flauta en brazos de algunos de los transportistas congregados para la ocasión en la mañana de ayer.

Un día de fiesta para los conductores en general y para los profesionales del sector en particular que siguió con la bendición de cerca de una veintena de vehículos a medida que iniciaban el recorrido, por parte del delegado diocesano del Apostolado de la Carretera, Gabino Martin, que también fue el encargado de la celebración de la misa, en compañía de Jesús, el párroco de San Agustín.

Un recorrido por la ciudad que fue desde la carretera Valladolid hasta el paseo de la Estación, pasó por la plaza España para continuar por la avenida Mirat hasta llegar al paseo Carmelitas y seguir por Filiberto Villalobos, para posteriormente volver al lugar de inicio de la marcha del convoy, que ataviado con flores y al son de las bocinas, despertó, algo más que la curiosidad de más de un viandante con cara de domingo.

Una concentración que, según algunos miembros del gremio de taxistas de Salamanca, contó con menor número de participantes que años anteriores, tal vez, según apuntaron, “a la coincidencia de las vacaciones, tanto de transportistas como de taxistas”. Una jornada a la que acudió el alcalde de Salamanca, Julián Lanzarote, la concejala de Relaciones Institucionales, Pilar Fernández Labrador y el concejal de Tráfico, Francisco Albarrán.

Una mañana calurosa en la que no faltó la devoción de los conductores a su patrón y el patente compañerismo que existe entre los profesionales del sector.