Los trabajadores de la Sanidad pública denuncian el despilfarro político a costa del deterioro de los servicios públicos

Con una protesta desde las 11 horas en el hospital Virgen de la Vega critican el recorte del 43% en la red básica, más de 300 desahucios diarios y la reducción del 65% en ayudas de emergencia
La Plataforma de los Empleados de la Sanida Pública de Salamanca se manifiestan hoy a las 11 horas frente al hospital Virgen de la Vega de la capital charra "a la vista de los aberrantes presupuestos y de los continuos ataques a los servicios públicos por parte de los políticos y gestores", como aseguran en una nota de prensa.

"Los trabajadores de la Sanidad Pública denunciamos que la situación se sigue deteriorando sin visos de solución, llevando al deterioro para todos y empeorando la situación de crisis", añaden.

"Una causa fundamental de la crisis es el despilfarro político y en eso es en donde sí que habría que recortar. La semana pasada hemos tenido que sufrir a otra muestra de este cáncer que está alimentando la crisis. La “reinauguración” del Instituto de Biología Funcional y Genómica (IBFG), otro mastodóntico y costoso edificio, con los consabidos gastos suntuosos (...)", aseguran.

"Mientras, se fuerza a llevar el 'túper' a los trabajadores con salarios constantemente reducidos, deteriorando sus condiciones laborales de su servicio público esencial; mientras los sanitarios rurales ponen a disposición sus vehículos privados, sin compensación adecuada ni alternativa posible, para atender las necesidades sanitarias esenciales de la población dispersa; mientras se trata con desprecio y miseria, rascando unas centésimas o unos meses del final de su vida laboral, a trabajadores con décadas de servicios esenciales prestados al público", denuncian.

La Plataforma de los Empleados de la Sanidad Pública manifestará que "la Sanidad y otros servicios públicos esenciales, como los servicios Sociales, la Educación o la Justicia son bienes necesarios y enriquecedores para la sociedad, por lo que deberían ser aún más potenciados en tiempos de crisis".

La solución, para ellos, no pasa "por amputar radicalmente el cáncer del despilfarro de los políticos, la banca, las constructoras, etc., con todas sus metástasis autonómicas y perversiones, incluidos los gastos suntuarios. De ningún modo se soluciona este cáncer alimentándolo con más recortes a los trabajadores de servicios públicos".

La Plataforma de los Empleados de la Sanidad Pública denuncia además el "recorte de hasta 43% en la red básica, más de 300 desahucios diarios, la reducción del 65% en ayudas de emergencia, la duplicación de demanda de Servicios Sociales, los retrasos de hasta dos años para ayudas a dependientes, la marginación de los cuidadores de personas mayores o la reducción de hasta el 50% de los servicios sociales públicos".