Los trabajadores de la Residencia Asistida denuncian la inacción de la Diputación ante las constantes agresiones

Residencia Asistida Provincial

Inician una recogida de firmas para reclamar medidas por parte del centro y de la Diputación contra las constantes agresiones verbales y físicas por parte de familiares de un grupo concreto de pacientes. El último caso, denunciado el día 10 de octubre, no ha sido esclarecido.

Los trabajadores de la Residencia Asistida de la Diputación de Salamanca han iniciado una campaña de recogida de firmas contra las continuas agresiones que sufren y ante las que consideran que la Diputación de Salamanca, titular de la residencia, no está haciendo nada. La situación, que ha sido puesta en conocimiento de la Diputación,  

 

Según ha denunciado los trabajadores al sindicato USO, las agresiones se prodcuen desde hace tiempo y están protagonizadas por parte de un grupo reducido de familiares, pero se a lo cual afecta a la convivencia del centro porque quieren imponer su criterio sobre el de los profesionales; para ello recurren a insultos, descalificaciones personales y profesionales y amenazas. Todo ello ha sido puesto en conocimiento de los responsables del centro sin que se haya hecho nada hasta ahora. 

 

Según fuentes consultadas por TRIBUNA y testimonios directos de trabajadores afectados, estos hechos no son aislados y se repiten desde hace tiempo por parte de un grupo concreto de familiares; algunos de los casos relatados a este medio se remontan al mes de abril del año pasado y se han repetido a lo largo del tiempo en forma de insultos, lesiones, amagos de agresión y constantes descalificaciones. Los profesionales se han dirigido a la dirección en varias ocasiones para que tome medidas contra estas agresiones.

 

La recogida de firmas por parte de los trabajadores se inicia ahora porque el pasado 10 de octubre, un familiar se dirigió contra una trabajadora a la que insultó, descalificó personal y profesionalmente. Esta trabajadora presentó denuncia en la Diputación el día 14 de octubre y, hasta la fecha no se ha llevado a cabo ninguna actuación para aclarar el asunto. Ante esta inacción, el sindicato USO ha pedido una reunión urgente de la Junta de Personal del centro para denunciar los hechos y, especialmente, para determinar las medidas que hay que tomar para frenar las agresiones.

 

El sindicato USO ha hecho público un comunicado en el que pide a la Diputación que adopte las medidas necesarias para que este hecho, que no es un caso aislado, no vuelva a repetirse y apoye en todo momento al trabajador que lo sufre. Igualmente, considera que la Diputación debe adherirse al Observatorio de Agresiones de la Gerencia de Salud de Castilla y León y al pacto frente a las agresiones firmado por la Consejería de Salud y las centrales sindicales, en la convicción de que juntos se hará mas fuerza para atajar este grave problema. Por último, exigen la elaboración de un Plan de Prevención de Riesgos para los  trabajadores de los centros asistenciales de la Diputación,  en el que se marquen las pautas a seguir y la protección,  que en todos los ámbitos, se establece para los trabajadores.