Los trabajadores de la minería del carbón descendieron un 93% entre 1985 y 2013

El número de trabajadores y de empresas de la minería del carbón en España descendió un 93% entre 1985 y 2013, según el documento 'La minería del carbón y las comarcas mineras desde 1986 hasta, y después, de 2019 en España', elaborado por Comisiones Obreras de Industria y la Federación de Industria, química, energía y trabajadores agrarios de UGT.

Entre 1985 y 2013, el sector de la minería del carbón ha pasado de tener 50.835 trabajadores a 3.279 empleados, un descenso del 93,55%. En una proporción similar, 93,21%, ha descendido el número de empresas mineras en España, desde 221 en 1985 a 15 en 2013.

En el documento, ambos sindicatos coinciden en que lo primero que se debe garantizar es la quema de carbón nacional y, a continuación, articular, tanto legislativamente como a través de medidas económicas, un marco de actuación que permita la actividad minera más allá de 2019.

Tanto CCOO como UGT exigen que el Gobierno convoque con urgencia la comisión de seguimiento del Marco de Actuación para la Minería del Carbón para poner en marcha un mecanismo que regule el consumo de carbón nacional por parte de las eléctricas, "después de un año y medio sin cumplir con lo acordado".

Ambas organizaciones sindicales proponen que se negocie y apruebe en la Unión Europea una nueva regulación sobre las ayudas estatales a la industria del carbón, con el objetivo de seguir produciendo, vendiendo y quemando este mineral autóctono a partir del 1 de enero de 2019 sin que sea necesario devolver las ayudas recibidas. Asimismo, los sindicatos reclaman que se permita a los países que lo crean conveniente dar continuidad a estas ayudas a partir de ese año.

El documento 'La minería del carbón y las comarcas mineras desde 1986 hasta, y después, de 2019 en España' tiene el objetivo de visualizar el estado real del sector y recoger las propuestas de ambos sindicatos en este sentido. Según indican CCOO y UGT, los trabajadores de este sector viven una situación "dramática", debida a los expedientes de regulación de empleo, al retraso en el cobro de las ayudas, al cierre de las explotaciones y a la negativa de las eléctricas a consumir carbón nacional.