Los trabajadores de IFESA protestan en el pleno de la Diputación por el impago de sus sueldos

Los trabajadores de IFESA, en su protesta en la Diputación.

Los tres trabajadores despedidos de la institución ferial se marcharon a casa con varias nóminas sin pagar y sin indemnización. La decisión de la Diputación en octubre de 2013 de no inscribir la Agromaq para 2014 dejó sin actividad a IFESA y sus trabajadores y derivó en su disolución.

Los tres trabajadores de IFESA despedidos con seis meses de sueldo sin pagar, sin indemnización y sin papeles del paro han acudido al pleno de la Diputación celebrado esta mañana para protestar. Los afectados, que estaban entre los asistentes, han hecho patente su disconformidad a través de unas camisetas justo cuando se debatía sobre su situación. La protesta se ha producido cuando el diputado de Ganemos, Gabriel de la Mora, le ha pedido a Javier Iglesias una solución para esta situación. En las camisetas que vestían, amarillas, se podía leer 'Presidente, quien despide paga'.

 

Los trabajadores pidieron poder intervenir en el pleno, pero el presidente de la Diputación, Javier Iglesias, se negó a permitirlo a pesar de que el reglamento lo contempla, como le recordó el diputado de Ganemos, Gabriel de la Mora.

 

La situación de los trabajadores estalló hace unas semanas tras cerca de un año en el limbo por las decisiones de la Diputación de Salamanca. En octubre de 2013 el actual presidente de la Diputación, Javier Iglesias, impulsó la decisión de que IFESA no volviera a organizar la feria agropecuaria de septiembre; este evento era el principal cometido de la sociedad de la institución ferial y, sin él, perdió la actividad que sustentaba su estructura. La decisión la impulsó la Diputación y tuvo el apoyo de Ayuntamiento, Caja Duero y la abstención de la Cámara Agraria; en contra votaron los otros dos socios, Cámara de Comercio y Confaes, que mostraron su disconformidad y que consideran a quienes apoyaron esta decisión responsables del final de la feria Agromaq y, por ende, de IFESA.

 

Al no contar con esa actividad, IFESA y sus trabajadores pasaron cerca de un año sin funciones, pero también sin ingresos para su funcionamiento, lo que derivó en una deuda y en el impago de sueldos. Por este motivo, se decidió finalmente liquidarla y despedir a los trabajadores, que se marcharon a casa con numerosas nóminas sin pagar, sin indemnización y sin recibir sus certificados para ir al paro, algo que se tuvo que resolver a posteriori. Los tres han presentado las oportunas reclamaciones contra IFESA, la entidad que les contrataba.

 

Esta es la situación por la que han protestado los tres trabajadores despedidos y que formaban la plantilla fija de la institución ferial. Ahora la nueva feria, Salamaq, la organiza la Diputación en solitario y este año ha 'liberado' con una atribución temporal de funciones a 18 funcionarios (36 el año pasado), además de tener al frente a los dos vicepresidentes de la Diputación.

Noticias relacionadas