Los testigos del rescate de 'Jimmy', el hincha del Deportivo, no vieron a sus agresores

Varios testigos presenciales del rescate de Francisco Javier Romero Taboada, 'Jimmy', el hincha del Deportivo que murió el pasado noviembre tras ser arrojado al río Manzanares, han declarado ante el instructor de la investigación que no vieron a sus agresores del Frente Atlético.

Así lo han manifestado en su testifical ante el juez de Instrucción número 20 de Madrid, quien trata de identificar a los autores de la agresión después de que hayan quedado libres cuatro de las personas que fueron encarceladas como posibles autores.

Ante el magistrado, ha desfilado uno de los vigilantes de Madrid Río que se encontraba en los alrededores del lugar donde se produjo la pelea. Vio cómo una de las personas que fueron arrojadas al río salió por su propio pie, mientras que la otra fue rescatada por los bomberos, estando inconsciente.

Otro de los testigos, uno de los que llegó a grabar uno de los vídeos que obra en la causa, vio cómo 'Jimmy' estaba inconsciente boca abajo flotando en el río, siendo rescatado por los efectivos de los bomberos.

También ha declarado el empleado de un bar situado justo enfrente donde se produjeron los hechos. Según su versión, había dos grupos que llegaron a la zona y se enfrentando, confirmando que efectivamente se trataba de una reyerta entre dos bandas rivales.

Las comparecencias continuarán el próximo 18 de junio con declaraciones de más personas que presenciaron los hechos tras la reyerta que se produjo en los alrededores del Vicente Calderón entre hinchas del Riazor Blues y del Frente Atlético. Una vez que concluya esta fase, se tomará declaración a las personas que no pudieron comparecer las fechas señaladas.

Hace unas semanas, los efectivos del Samur manifestaron que la víctima estaba inconsciente cuando le sacaron del río y no en parada cardiorrespiratoria a su llegada, tal y como se pensaba hasta entonces.

Estos sanitarios atendieron a Jimmy, que falleció poco después, y a Santiago, otro de los hinchas del Riazor que fue arrojado al río por los ultras del Frente Atlético.