Los técnicos no pueden acceder al interior de la mina de Pola de Gordón por los "inseguros" niveles de gases y oxígeno

La Comisión Regional de Minería se reúne por primera vez para esclarecer las causas del accidente ocurrido el pasado lunes.

Los técnicos que investigan las causas que ocasionaron el escape de gas grisú que el pasado lunes causó la muerte de seis mineros en el pozo Emilio del Valle de Pola de Gordón aún no han podido acceder al interior de la explotación debido a los "inseguros" niveles de gases y oxígeno.


Así lo ha puesto de manifiesto el director general de Energía y Minas de la Junta, Ricardo González Mantero, durante la primera reunión de la Comisión Regional de Minería de Castilla y León, celebrada este jueves en el Ente Regional de la Energía (EREN), ubicado en León, en la que ha reconocido que los trabajos de investigación comenzaron el pasado martes.

No obstante, los técnicos aún no han podido bajar al Macizo Siete del Pozo Emilio, lugar donde ocurrió el accidente, porque los niveles de oxígeno y gases se lo han impedido pero "previsiblemente" y si las condiciones de seguridad son óptimas, los técnicos que investigan las causas que ocasionaron el escape de gas grisú bajarán a la mina este lunes.

De este modo, en el momento actual en el lugar del accidente sólo trabaja la Brigada de Salvamento, que realiza labores de mantenimiento y ventilación, mientras que en los otros dos macizos de la explotación tampoco se ha reanudado la actividad normal sino que son los propios técnicos de la empresa los que están realizando actividades de mantenimiento y ventilación.

La actividad de explotación minera en estos dos macizos no afectados por el siniestro podría reanudarse el lunes si se comprueba que los niveles de gases son seguros para los trabajadores.

SE HARÁ UN INFORME "MUY RIGUROSO"

González Mantero ha asegurado que el informe que se elaborará será "muy riguroso y exhaustivo", por lo que estará concluido en varias semanas; en este sentido, ha considerado "muy precipitado" anticipar alguna "hipótesis" que explique lo ocurrido en la explotación de la Hullera Vasco-Leonesa.

Dada la "gravedad del accidente", por primera vez el Informe será realizado por un equipo formado por cinco personas "que tienen distintas experiencias en el ámbito minero" y que analizarán el suceso bajo la supervisión del Servicio Territorial de León.

Por su parte el presidente del Comité de Intercentros de la Hullera, Marco Antonio Martínez, ha explicado que el esclarecimiento de los hechos se ha abierto a la colaboración de todos, algo "básico" para que "nunca más ocurra algo así"; además, ha insistido en que la investigación se realice "con la mayor de las cautelas y transparencia".

SISTEMAS DE SEGURIDAD

En referencia a las críticas sobre los sistemas de seguridad del Pozo Emilio del Valle vertidas por familiares y amigos de los mineros fallecidos, González Mantero ha adelantado que se escuchará "a todo el mundo": a la gente que trabajaba en el macizo cuando ocurrió el accidente y a las brigadas de seguridad y salvamento.

El director general ha destacado que la explotación minera "está volcada en temas de seguridad", algo en lo que ha insistido también el presidente del Comité de Empresa, quien ha aseverado que si se hubiera tenido constancia de que podría ocurrir lo que acaeció el lunes, se habría evitado.

Además, ha considerado "prematuro" hablar de negligencias porque "ha podido ocurrir de todo, desde una negligencia a un desprendimiento instantáneo". "Las posibilidades son muchas", ha apostillado.

 

Noticias relacionadas