Los técnicos municipales culpan al equipo de Gobierno del millonario deterioro de las piscinas

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, en un acto esta mañana.

El informe de los técnicos municipales refleja que el Ayuntamiento no controló en ningún momento qué hacía la empresa concesionaria durante 15 años de contrato, y que el consistorio tampoco hizo las inversiones que le correspondían.

La comisión de Contratación ha servido esta mañana para que técnicos del Ayuntamiento de Salamanca expliquen a los grupos de la oposición sus conclusiones sobre el escándalo de las piscinas municipales. Unas conclusiones que no dejan en buen lugar al equipo de Gobierno del PP, al que se acusa no sólo de haber dejado que la empresa concesionaria incumpliera sus obligaciones durante 15 años, sino también de no haber hecho las inversiones necesarias tampoco desde el Ayuntamiento.

 

El informe emitido por técnicos municipales reconoce que en los quince años que duró el contrato no hubo control ni vigilancia sobre Eulen, anterior concesionaria de las piscinas municipales, por parte de los equipos de gobierno del PP, que nunca obligaron a cumplir el contrato de adjudicación y velar para que el servicio se prestara correctamente y las instalaciones tuvieran el mantenimiento y la conservación que requerían.

 

Según ha denunciado el grupo municipal del PSOE, ni Alfonso Fernández Mañueco ni el anterior alcalde del PP, Julián Lanzarote, destinaron las inversiones preceptivas y que correspondían al Ayuntamiento como propietario de las instalaciones durante el tiempo que duró el contrato con Eulen, para modernizar y adecuar las instalaciones a las ordenaciones vigentes según reconoce el informe municipal. El actual equipo de gobierno municipal del PP o revisó ni elaboro o realizó un informe valorando el estado de las piscinas municipales cuando procedió a adjudicar un nuevo contrato para su explotación a finales del años pasado.

 

 

COSTE DE 6,6 MILLONES, RECLAMACIÓN DE SÓLO 1,2

 

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, sigue sin explicar por qué, o a cambio de qué, no controló ni vigiló la gestión de la anterior empresa concesionaria que explotaba las piscinas municipales y que va a suponer que el Ayuntamiento, con el dinero de todos los salmantinos, tenga que hacerse cargo de los 6.600.000 euros que van a costar las reparaciones de los desperfectos y el adecentamiento de dichas instalaciones. Unos desperfectos provocados por la falta de mantenimiento y cuidado de la anterior empresa concesionaria y a la que el Consistorio sólo exige 1.200.000 euros del total de los 6.600.000 euros que el propio Ayuntamiento reconoce que son necesarios.

 

Con la reclamación de 1.200.000 euros a la anterior empresa concesionaria por su responsabilidad en los desperfectos ya se está reconociendo por parte del señor Mañueco que hubo dejación, desidia, falta de vigilancia por su parte a la hora de controlar el buen funcionamiento, las condiciones de estas instalaciones, y la ausencia del oportuno mantenimiento que requerían.

 

Un hecho que se ha confirmado hoy, aunque no había ninguna duda, con el informe que han elaborado y explicado hoy en la Comisión de Contratación del Ayuntamiento técnicos municipales,  y en el que se reconoce que hubo dejación de funciones puesto que en ningún momento, durante todos los años de vigencia del contrato, hubo control o vigilancia sobre Eulen, anterior empresa que gestionaba las piscinas municipales, por parte de los equipos de gobierno del PP para hacer cumplir las condiciones de adjudicación, velar para que el servicio se prestara correctamente y en condiciones dignas, y las instalaciones tuvieran el mantenimiento y la conservación que se requería. Y como ejemplo sirva el hecho que en quince años se realizó inspección o revisión alguna a la cubierta de la piscina de Garrido, una circunstancia que explica la situación en la que se encuentra en el momento actual.

 

 

CASO OMISO A LOS INFORMES

 

Tampoco el equipo de Gobierno hizo caso a los reiterados informes municipales y de la nueva concesionaria que avisaban del deterioro. El PSOE recuerda que a finales del año pasado, cuando se estaba tramitando un nuevo contrato de explotación para las piscinas municipales, el señor Mañueco desistió de elaborar un informe, tal y como pidió el Grupo Municipal Socialista, donde se reflejara la situación y el estado en que se recibían por parte del Ayuntamiento dichas instalaciones, y que fue la nueva concesionaria, una vez adjudicado el contrato, quién denunció e hizo público las pésimas condiciones en que se encontraban, los desperfectos hallados, y una primera valoración o cuantificación del coste de las reparaciones necesarias. 

 

En base a todo lo expuesto, el Grupo Municipal Socialista se pregunta qué es lo que ha estado haciendo el señor Mañueco y su equipo de gobierno durante todos estos años, y por qué o a cambio de qué ha existido esta dejadez de funciones que ha causado un gran perjuicio a los salmantinos. Una negligente gestión, como en tantas otras ocasiones, de la que el señor alcalde tiene que responder y asumir, o hacer asumir, responsabilidades.

Noticias relacionadas