Los taxistas piden más seguridad en el funeral de su compañero asesinado

Sancti-Spíritus. Cientos de personas arroparon al féretro en la homilía donde el dolor de los más allegados hizo necesaria la presencia de psicólogos
E. Gómez

Cientos de personas arroparon ayer a Ángel Sánchez Anaya, el taxista que recibió un disparo en la cabeza mientras viajaba con un cliente. Numerosos compañeros de profesión quisieron apoyar a la familia y mostrar su indignación por esta trágica pérdida. Asimismo, el gremio solicitó más seguridad debido a los altos riesgos que conlleva el desempeño de su profesión.

El funeral se celebró a las 11.00 horas en la iglesia de Sancti-Spíritus. Ante la masiva afluencia de compañeros del fallecido, los agentes municipales cortaron al tráfico la cuesta de Sancti-Spíritu para que los taxistas pudieran estacionar sus vehículos. Hasta el templo llegaron cientos de personas, desde los más allegados a Ángel Sánchez hasta sus compañeros (algunos procedentes de otras provincias) que quisieron estar con él en estos últimos momentos. Además, no faltó la presencia de numerosos salmantinos, conmocionados por este tragedia y de diversas personalidades, entre las que se encontraban la edil de Relaciones Institucionales, Pilar Fernández Labrador; el secretario provincial del PSOE, Fernando Pablos; el delegado territorial de la Junta de Castilla y León, Agustín Sánchez de Vega y el edil de Tráfico, Francisco Albarrán, entre otros.

Era tanto el dolor de los familiares de este taxista de 60 años que perdió la vida ejerciendo su profesión, que fue necesaria la asistencia de dos piscólogos para atender a los familiares y de una ambulancia, que finalmente no tuvo que actuar.

Durante la homilía, el sacerdote dio las gracias a estos profesionales por su “empeño en dar servicio a los demás” y por servir a los ciudadanos “para dar el sustento a sus familias”. “Ángel ha sido crucificado, ha muerto cumpliendo con su deber”, señaló el párroco, quien pidió “que haya más gente buena en esta ciudad y en España”. Tras el funeral, en el que debido a la gran asistencia, muchas personas tuvieron que esperar fuera del templo, el féretro de Ángel Sánchez fue trasladado hacia su localidad natal, Sequeros, donde recibió sepultura rodeado de sus familiares, compañeros del gremio y sus vecinos, muy afectados por la trágica pérdida.

Por otra parte, respecto a la reunión mantenida entre la asociación de taxistas con el subdelegado del Gobierno, Jesús Málaga, el presidente de la Asociación Provincial de Auto-Taxi, Marcos López Martín, señaló que desde la Subdelegación se comprometieron a “extremar la presencia policial en la zona”, así como a buscar medidas para que los taxistas trabajen con mayor seguridad. Entre las iniciativas propuestas al respecto se encuentra la de conectar con la Policía para conseguir que se actúe con una mayor rapidez.

Al respecto, López señaló que todas las medidas tomadas para incrementar la seguridad, como el seguimiento de los taxistas “no son suficientes”, por ello van a estudiar otras propuestas para intentar “proteger al conductor en su zona, quedando aislado del resto del coche”.

Ante la inseguridad con la que los taxistas desempeñan su profesión, especialmente en zonas conflictivas, López indicó que “es difícil decirle a un cliente que a ese sitio no le llevas, ya que tienes problemas con el viajero”. Además, argumentó que aunque hay compañeros que intentan no coger trayectos inseguros, el cliente se las ingenia para conseguir un taxi: “Te llaman desde otro número de teléfono u otra posición, de modo que no sabes a quién vas a ir a buscar”.