Los suicidios superan las muertes por accidentes de tráfico por tercer año en Salamanca

El número de fallecimientos por suicidio sube, también en la provincia, hasta una de sus mayores cifras de los últimos diez años: 39, el triple que los muertos en accidentes de carretera. La muerte autoinfligida y la automovilística trazan trayectorias que se cruzan.

Suponen una mínima parte del número de fallecimientos que se producen al cabo del año en Salamanca, pero los suicidios siguen repuntando en la provincia y en 2014 ha superado al de accidentes de tráfico. Lo hacen por tercer año consecutivo y merced a una cifra final, 39 según los datos oficiales, que es una de las más altas de la década y que deja muy atrás a cualquiera otra causa externa de muerte, incluso una tan socialmente conocida como los accidentes en carretera.

 

Según los datos de la estadística de defunciones del INE, en 2014 fallecieron en Salamanca 3.709 personas por todo tipo de causas. Las más habituales, las enfermedades, y dentro de ellas los tumores (1.070), las enfermedades del sistema circulatorio (1.164) vinculadas al corazón y las del sistema respiratorio (390). Fuera de ahí, un largo catálogo de causas relacionadas con la salud y sólo un pequeño ramillete de las denominadas causas externas.

 

A ese capítulo se atribuyen 129 muertes durante 2014, último año analizado. Y un tercio de ellas son suicidios y lesiones autofingidas. Las 39 registradas en Salamanca confirman el repunte en los últimos años de las que se producen bajo este concepto. Y su relevancia frente a otras causas de muerte mucho más asumidas en la sociedad.

 

 

TERCER AÑO CONSECUTIVO

 

Es el caso, por ejemplo, de las muertes en accidente de tráfico. 2014 fue el tercer año consecutivo en el que las muertes por suicidio han superado a las que se producen en los cientos de siniestros en carretera que se registran cada año en Salamanca. Esos 39 suicidios triplican la cifra oficial de muertos publicada por la DGT para la provincia, que se quedó ese 2014 en sólo 13, casi la más baja de la historia. Así que suicidios y muertes en carretera están trazando curvas inversas. 

 

Suicidios y muertes en carretera están trazando curvas inversas

Esto provoca que empiece a ser habitual que las muertes autoinfligidas superen a las víctimas mortales en carretera. En los últimos diez años eso ha ocurrido cuatro veces, pero era algo impensable hasta principios del siglo XXI. Por entonces la sangría de las carreteras se movía entre las 50 y las 70 muertes al año en las carreteras salmantinas, al son de las cifras nacionales, que superaban holgadamente las 5.000. Eso estaba muy lejos de las dimensiones del suicidio, que en la historia reciente se ha movido en torno a los 3.500 casos anuales en toda España.

 

Sin embargo, y al tiempo que bajaban las muertes en carretera, han ido creciendo las producidas por los suicidios. En 2007 las cifras vinculadas a los accidentes de tráfico empezaron a desinflarse: en España bajaron de los 3.000 y poco a poco, también en Salamanca, fueron reduciéndose hasta sus mínimos. Sin embargo, la de suicidios ha ido engordando. En 2014 se contabilizaron 3.910 muertes autoinfligidas en todo el país,  el récord desde que hay datos. Y las 39 de Salamanca son, también, casi máximo: en 2008 hubo 43.

 

Esta situación tiene mucho que ver con el esfuerzo que se ha hecho por reducir la sangría de las carreteras, pero también un poco con el crecimiento paulatino de los suicidios.