Los siniestros en el campo salmantino aumentan un 4% entre 2007 y 2010

La provincia fue la segunda de la región y la quinta de España entre percances agrícolas y ganaderos en 2010

El número de siniestros que se contabilizó a través de la compañía Agroseguro aumentó un 4% entre los años 2007 y 2010. Así, se ha pasado de las 43.447 incidencias en agricultura y ganadería de 2007 hasta las 45.530 del ejercicio 2010, último contabilizado por esta compañía de seguros agrarios. Entre medias, en el año 2008 se produjeron 47.962 percances por los 48.281 de 2009, el ejercicio donde esta cifra registra un valor más elevado.

Además, los datos de Agroseguro destacan que en el cómputo global del año 2010, la provincia de Salamanca fue la segunda de Castilla y León que registró más siniestros de este tipo, solo superada por Zamora con 48.046, y la quinta de España, por detrás de La Coruña, Lérida, Lugo, Murcia y la mencionada Zamora.

Por sectores, en la agricultura, el número de daños cuantificado en Salamanca no fue muy elevado en 2010, con 447 siniestros, su gran mayoría derivados de sequía, heladas y el ‘famoso’ pedrisco. En años anteriores ocurre algo parecido porque en 2009, pese a que la cifra se incrementó hasta las 959 incidencias, el resto de provincias contaba con cifras más elevadas. 2008 es el año donde menos daños hubo con 359, la mayoría también relativos a los factores mencionados anteriormente.

En España, por su parte, el total de incidencias de este tipo ascendió a 94.717 casos, la mayoría relativos a pedrisco, sequía y heladas, o lo que es lo mismo, las inclemencias meteorológicas como protagonistas.

La ganadería acumula todos los daños

Si hay un sector que acumula incidencias negativas, ése es la ganadería, que en 2010 en la provincia de Salamanca ascendió a 45.803 casos, ocupando el segundo lugar de la Comunidad solo superada por Zamora y el quinto de España.

De todas esas incidencias, un porcentaje muy elevado (42.656) se refiere a los animales muertos y no muertos en la explotación de cada uno de los profesionales que así lo denunció. Le sigue las muertes de los terneros durante el parto, pero en una cifra muy inferior (más de 1.100).

En el resto de ejercicio ocurre algo similar; en 2009, la cifra de este tipo de percances fue de 47.322 por las 47.577 de 2008, ocupando los primeros puestos en los ámbitos regional y nacional. No en vano, en España en el año 2010, los daños al ganado ascendieron a más de un millón de casos, con un porcentaje muy elevado procedentes de Castilla y León.