Los sindicatos preguntan a la Junta por qué “paraliza” la fusión

Decreto Ley. El Gobierno regional cierra por completo la puerta a Santos Llamas para la presidencia de la macrocaja de Castilla y León. Críticas. UGT y CCOO lamentan que el Ejecutivo actuara sin consultarles
J. R.

El nuevo curso político ha arrancado en la Comunidad con una asignatura pendiente desde el comienzo del verano: la autorización de la Junta de Castilla y León de la fusión entre las dos principales entidades de ahorro autonómicas, Caja Duero y Caja España. Un retraso que está colmando la paciencia de los sindicatos. Los secretarios regionales de UGT, Agustín Prieto, y CCOO, Ángel Hernández, que visitaron ayer la capital salmantina para mantener una reunión con delegados sindicales para explicar los motivos de la próxima huelga general del 29 de septiembre, lamentaron la dilación por parte del Ejecutivo autonómico de este último requisito para formalizar el matrimonio financiero entre salmantinos y leoneses.
“Una fusión que está paralizada por parte de la Junta de Castilla y León. ¿Por qué quiere paralizarla?, ¿con qué intereses? No sabemos”, inquirió Prieto, que forma parte del consejo de administración de Caja Duero. El líder regional de UGT acusa a la Junta de “estar haciendo daño a los trabajadores” y creando “incertidumbre” a las plantillas de las cajas tras retrasar la autorización de un proceso que fue refrendado masivamente por las respectivas asambleas generales el pasado día 5 de junio. “Ha tenido tiempo más que suficiente para ver la documentación. Ya raya la irresponsabilidad que no se apruebe”, añade. Un mensaje de desaprobación que comparte Ángel Hernández, secretario general de CCOO en Castilla y León, quien también se refirió ayer en Salamanca sobre el Decreto Ley impulsado por la Junta con el que se endurece el régimen de incompatibilidades para acceder a los órganos de gobierno de las cajas.

Profesionalización
Ahora bien, Hernández considera que “todas las cosas tienen un límite” y enfatiza, por ejemplo, que la mayor quiebra financiera mundial en los últimos años, la de Lehman Brothers, tenía como dirigentes a un cuerpo directivo muy alejado de los estamentos políticos. El secretario autonómico incide también en que el Decreto Ley deja fuera aspectos importantes como atajar las compras de votos en los procesos de elección de impositores en los órganos de las cajas. Además, mostró en Salamanca su apuesta por que el presidente no ejecutivo de la macrocaja, cuya elección corresponde a Caja España según los pactos de Tordesillas, “sea ajeno a las dos estructuras” de las entidades y optó por desligar este puesto de un empresario, como es el caso de Llamas, “porque obviamente tienen intereses particulares”.

No obstante, las nuevas normas de incompatibilidad de cargas ya son una realidad y descabalgan a Llamas de la carrera de la presidencia al ser necesaria una votación del futuro consejo de administración para su elección, un paso que se hará ya bajo los dictámenes de la recién aprobada normativa. Por último, tanto Prieto como Hernández acusaron a la Junta de romper su compromiso de contar con los agentes sociales para debatir los cambios en la Ley de Cajas de Ahorros.