Los salmantinos se conciencian con la donación de sangre al aumentar un 10% sus aportaciones entre enero y junio de 2014

El Centro de Hemoterapia de la Comunidad registró, por us parte, un incremento del 3,73%.

Los castellanos y leoneses han realizado un total de 52.833 donaciones de sangre entre enero y junio de este año, cifra que supone un aumento del 3,73 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior, en el que se contabilizaron 50.933 donaciones, según los datos registrados por el Centro Regional de Hemoterapia y Hemodonación (Chemcyl), que recuerda la necesidad de donar en verano ante el aumento de accidentes.

  

Las donaciones suben en todas las provincias excepto en Segovia, donde en este mismo periodo pasan de las 3.617 en 2013 a las 3.557 de este año; en Soria, de 1.782 a 1.715; y en Zamora, donde la cifra es casi similar, ya que en los primeros seis meses de 2013 se registraron 2.588 en 2013 y 2.578 este año, según los datos facilitados por el Centro recogidos por Europa Press.

  

Por lo que se refiere al resto de provincias, en Ávila se han registrado 2.878 (frente a 2.723 del año pasado); en Burgos 9.810 (9.440 en 2013); en León 8.208 (frente a 8.057); en Palencia 3.586 (3.454 el año pasado); en Salamanca 7.505 (6.771 en 2013) y en Valladolid 12.996 (12.501 en 2013).

  

El Chemcyl recuerda un año más que las donaciones de sangre se hacen muy necesarias en la temporada estival debido sobre todo a la necesidad de atender los accidentes de tráfico (un herido grave puede necesitar hasta 30 unidades) o los sucesos que se registran en las fiestas de los pueblos, algo a lo que este año se suma que las necesidades de transfusión han aumentado cerca de un 3 por ciento en este semestre por el aumento de las intervenciones quirúrgicas.

  

Para saber dónde se encuentran los puntos de donación más cercanos en cada provincia se puede consultar el mapa disponible en la web del Chemcyl (http://www.centrodehemoterapiacyl.es/), pues cada día se necesitan 450 bolsas de sangre en los hospitales de Castilla y León y cada hora se realizan unas 20 transfusiones, de manera que cada año se transfunden en la Comunidad 115.000 unidades de hematíes, plaquetas y plasma.

  

El Centro de Hemoterapia también ha incidido en que de cada bolsa de sangre donada se extraen componentes para tres personas distintas y por tanto se pueden salvar tres vidas. Además, nueve de cada diez personas necesitarán sangre al menos una vez en su vida.

 

UTILIDADES DE LAS DONACIONES

  

El Chemcyl ha señalado que la solidaridad se puede entender mejor si se tiene en cuenta que de la sangre donada se elaboran vacunas y otros medicamentos, y en una intervención quirúrgica puede ser imprescindible disponer de hasta 20 donaciones, mientras que en un parto complicado se pueden necesitar hasta seis unidades.

  

Por tanto, gracias a la solidaridad de los ciudadanos, el Centro Regional de Hemoterapia y Hemodonación puede realizar con garantías su labor de coordinación y distribución de derivados de la sangre para atender las necesidades diarias de los hospitales de Castilla y León.

  

La sangre donada se somete a un complejo proceso de separación en tres componentes principales (el denominado fraccionamiento), que son los glóbulos rojos, las plaquetas y el plasma, pues cada uno tiene unas características concretas y sirve para tratar un tipo de enfermedad distinto.

  

Los glóbulos rojos se van a utilizar sobre todo en operaciones, trasplantes, anemias o  hemorragias. Las plaquetas se van a transfundir a enfermos de cáncer y leucemia, prevención y tratamiento de hemorragias o déficit de plaquetas.

  

Por su parte, el plasma se puede utilizar directamente en transfusión o destinarlo a extraer unas proteínas que se usan para el tratamiento de diversas enfermedades como la hemofilia, hemorragias, quemaduras, enfermedades del riñón, prevención de la enfermedad hemolítica del recién nacido, tratamiento de déficit inmunitarios, etcétera.

  

Como dato curioso, cada uno de estos componentes se conserva de una forma diferente y tiene una duración distinta. Así, los glóbulos rojos se conservan a cuatro grados positivos durante 42 días; las plaquetas se conservan a temperatura ambiente (+22º C) en constante agitación y solamente duran cinco días, mientras que el plasma se conserva congelado a -40 grados y dura dos años.

  

El portal del Chemcyl tiene un apartado de dudas frecuentes (http://www.centrodehemoterapiacyl.es/donacion/dudas-faq) en el que se pueden encontrar respuesta a todas las preguntas relacionadas con los requisitos para poder donar y los cuidados que hay que adoptar después.