Los Reyes y la helada matinal dejan a los niños en sus casas

Los regalos se decantan más por las consolas que por las bicicletas

Los más pequeños han pasado un día muy especial que ha comenzado generalmente al alba. Los nervios de los niños han hecho que no aguantaran más tiempo en la cama y se han levantado con la ilusión propia de esta tradición tan española.

Sin embargo, las nuevas peticiones de regalos y la helada que cayó sobre Salamanca por la mañana no han ayudado a que los pequeños disfrutaran de sus regalos en la calle. Cada vez más, las cartas a los Reyes Magos se inundan de consolas y ordenadores, que dejan la Plaza Mayor sin todos esos niños que estrenaban bicicleta el día 6.

Pero los Reyes Magos han vuelto a premiar a los más pequeños con sus regalos después de una noche más que ajetreada en la que les ha dado tiempo a pasar por todos los hogares de la provincia para cumplir puntualmente con lass peticiones de los niños que se han portado bien durante el año.

La llegada, cada vez con más fuerza, de Papa Noel, también ha restado algo de trabajo a los Reyes Magos, pues algunas familias prefieren que sea el abuelo nórdico el que lleve los regalos a sus casas para que los niños tengan más tiempo para disfrutar de los regalos antes de volver al colegio.

En Salamanca, sin embargo, la llegada de los Reyes sigue siendo una arraigada tradición y no hay más que comprobar cómo los súbditos de Sus Majestades se afanaban en comprar los últimos regalos en la tarde del jueves aprovechando que las tiendas salmantinas ampliaron sus horarios de cierre.