Los ‘reyes’ de la Navidad encaran estas fechas con precios de récord

El valor del tostón blanco oscila entre 32 y 34 euros y el de los lechazos de 11 kilos asciende hasta los 5,60 euros por kilogramo
Tostón y lechazo, lechazo y tostón son, una Navidad más, los ‘reyes’ de estas fechas, cuyas ventas aumentan en torno a un 25% al ser los productos estrella en las comidas y cenas de la mayoría de las familias salmantinas.

Por ello, la Lonja Provincial de Salamanca también refleja esta tendencia con una subida del precio en estas fechas todos los años, y en la actualidad su valor se encuentra en el punto más elevado desde el ejercicio 2007, con una mención especial en los lechazos, cuya diferencia es abismal.

Así, mientras en 2007 el valor de los lechazos de hasta 11 kilogramos era de 4,45 euros por kilogramo, en la actualidad se ha elevado hasta los 5,60 euros e incluso lo ganaderos señalan que se hacen operaciones por mucho más precio que el que fija la Lonja, superando los 6 euros por kilo en esta categoría.

De hecho, un año más tarde, en 2008, el precio de este lechazo en Lonja era de 4 euros, por los 4,50 del año 2009 y los 4,80 del pasado ejercicio 2010, por lo que la subida es considerable pero no la correcta, según denuncias de los productores.

Por su parte, el tostón blanco es otro clásico de estas fechas y su valor también está en unos niveles muy elevados, similares a los del año 2007 en las dos categorías, de 4 a 6 y de 6 a 8 kilogramos. Así, mientras en 2007 el valor de este producto era de 32-36 euros, en la actualidad es de 32-34 con grandes subidas en estas fechas que a partir del mes de enero se tornarán en bajadas, tal y como ocurre todos los años.

La entrada de producto de fuera, un lastre
Pese a que las Navidades no influyen excesivamente en el consumo de producto nacional, es cierto que la entrada de lechazos procedentes de Francia y de Italia lastra el desarrollo de este sector e impide que el consumo se estabilice porque lo de fuera entre a un precio más barato y hunde un poco más al producto nacional. Sin duda, los ganaderos notan este hecho porque sus ventas se reducen o los animales de calidad deben venderse a un valor muy por debajo del de mercado.