Los restaurantes de 'lujo' o 'primera', salones y gastrobares deberán cumplir requisitos de productos autóctonos

Joaquín Duque (izda) y el director general de Turismo, Javier Ramírez

La Junta recalca que las condiciones son "flexibles" y, en la mayor parte de los casos, opcionales.

El director general de Turismo de la Junta de Castilla y León, Javier Ramírez, y el presidente de la Asociación de Hosteleros de Castilla y León, Julián Duque, han informado de que sólo los restaurantes de las categorías 'lujo' y 'primera', los salones de banquetes y la nueva figura "opcional" de gastrobar deberán cumplir requisitos de inclusión en sus cartas de productos de denominaciones de origen castellanoleonesas, marcas de calidad y alimentos de Tierra de Sabor.


Así lo han explicado en rueda de prensa ambos representantes, que han destacado que el proyecto de decreto ley sobre restauración, que acaba de concluir su fase de exposición pública en la web de Gobierno Abierto de la Junta, ha conllevado un trabajo "intenso" desde hace meses con el fin de poder contar con un texto que "se adapte a los intereses" del sector de la hostelería y la gastronomía.

Ante la polémica generada especialmente en varias asociaciones hosteleras de la provincia de León por las condiciones de utilización de alimentos de Tierra de Sabor y de marcas de garantías castellanoleonesas, Ramírez ha considerado que la polémica parte de una "información un tanto incorrecta" y ha subrayado que los requisitos son, por lo general, "laxos y flexibles" ya que la Junta "no trata de imponer nada".

En este sentido, han especificado que sí que se establecen varios requisitos de este tipo --incluir en la carta de vinos al menos cuatro denominaciones de origen de la Comunidad y utilización de productos amparados en la marca Tierra de Sabor de Castilla y León o de cualquier otra figura de calidad agroalimentaria reconocida en Castilla y León-- para los restaurantes de categoría 'lujo' (cinco tenedores) y 'primera' (cuatro tenedores); los salones de banquetes y la nueva figura de 'gastrobar' que, como ha recalcado Ramírez, es de carácter opcional.

El director general ha asegurado que estos requisitos son "voluntaria y premeditadamente muy flexibles" y ha indicado, incluso, que servirá con que se ofrezca "un vino de una denominación de origen" o una tapa con producto de Tierra de Sabor o de una identificación de calidad. Además, ha matizado que en el caso de los restaurantes de 'primera' y 'lujo' o los salones de banquetes, que sí que deben cumplir los requisitos para tener reconocimiento legal, afecta actualmente a 33 de los 5.451 establecimientos hosteleros de la Comunidad.

Según el director general "no será difícil de cumplir" ya que en la mayoría de los casos se utilizan ya algunos de los productos que forman parte de la "muy amplia" oferta y son alimentos específicos que identifican a la Comunidad y se usan habitualmente en la cocina de Castila y León y de las distintas provincias.

Ramírez ha recalcado que, en estos tres casos, el reconocimiento de los productos de la Comunidad "está justificado" y en sintonía con la regulación más reciente de otras comunidades autónomas que reconocen la posibilidad de especializarse a los establecimientos que utilicen productos propios, como es el caso de Extremadura, o la exigencia para categorizarse de contar con bebidas de denominaciones de origen como es en La Rioja.

32 ARTÍCULOS EN CINCO CAPÍTULOS

El contenido del proyecto se recoge en 32 artículos que se estructuran en cinco capítulos donde se desarrollan los requisitos comunes y específicos de cada tipo de establecimiento de restauración según su categoría y su régimen de funcionamiento.

La tipología general de establecimientos mantiene las cuatro categorías habituales: restaurantes, salones de banquetes, cafeterías y bares. Estas cuatro tipologías continuarán establecidas como hasta ahora, y la novedad más importante que contempla la nueva regulación es la opción que se ofrece a los empresarios del sector de especializar sus negocios a través de la inclusión de nuevas especialidades de establecimientos de restauración en las figuras de asador, mesón, restaurante-bodega y gastrobar.

Cada una de estas especialidades viene definida por sus elementos característicos. Así, el restaurante asador ofrece como particularidad las comidas elaboradas a base de asados en hornos de leña o parrillas, y el restaurante mesón se caracteriza por tener una carta de platos "vinculados a la cocina tradicional con especialidades gastronómicas y bebidas típicas de la zona donde se ubique". Por su parte, el elemento principal de la especialización del restaurante-bodega es que esté ubicado en bodegas, y, en cuanto al gastrobar, viene definido por la elaboración de una variada cocina en miniaturas de carácter innovador.

Para identificar la especialidad de estos últimos establecimientos de restauración se han diseñado unos distintivos específicos, junto con la placa que se mantiene para identificar a cada tipo de establecimiento, facilitando así a los clientes el reconocimiento de su especialización.

Estos establecimientos especializados --mesón, asador, restaurante-bodega y gastrobar-- pretenden diferenciar en base a criterios de calidad con un mayor nivel de exigencia, pero en todo caso, Ramírez ha insistido en que la especialización es opcional y nunca obligatoria para el ejercicio de la actividad de restauración. Es decir que si un establecimiento hostelero lleva en su nombre el término 'mesón' o 'asador' no se atiene a esos requisitos podrá seguir llamándose igual.

En el caso de estos requisitos, Javier Ramírez también ha considerado que tampoco serán difíciles de cumplir pues entiende que los establecimientos que llevan esos nombres ya cumplen buena parte de ellos. "¿Qué asador no tiene horno de leña o parrilla?", se ha preguntado el director general.

SIMPLIFICACIÓN DEL ACCESO A LA ACTIVIDAD

Otra novedad destacada por Ramírez ha sido la simplificación de los procedimientos administrativos con la presentación de la declaración responsable para el acceso al ejercicio de la actividad turística, es otro aspecto a destacar que se enmarca en las actuaciones dirigidas a suprimir obstáculos administrativos en el marco normativo para el establecimiento de las empresas, de acuerdo con la normativa de Estímulo a la Creación de empresas.

Así, se incorpora a la normativa la posibilidad de presentarla a través de medios electrónicos, lo que agiliza la tramitación, disminuye costes y aumenta la calidad y eficacia de las relaciones entre la Administración y la ciudadanía y permite facilitar el acceso a la actividad en el sector.

En definitiva, con la nueva ordenación propuesta se desarrolla las previsiones contenidas en la Ley de Turismo de Castilla y León y supone una mejora en la situación existente, promoviendo así la calidad en el sector turístico autonómico en un ámbito donde se observa un incremento de la demanda.

Una vez que se ha contado con un proyecto en el que se han incluido "más de 60 sugerencias" de los representantes de los sectores profesionales, se ha sometido a participación de todas las personas interesadas a través del portal de 'Gobierno Abierto' y se estimarán las aportaciones que se adecuen a los objetivos establecidos por la Administración autonómica en colaboración con los representantes de los sectores afectados.