“Los repetidores tienen que pagar más, pero se debe poder aprobar con un esfuerzo razonable”

Cristina Pita Yáñez - VICERRECTORA DE ESTUDIANTES E INSERCIÓN PROFESIONAL DE LA USAL
EMILIO S. CÓFRECES

¿En qué asuntos se está centrando en estos momentos?
Ahora mismo voy a tratar con los estudiantes el calendario para el próximo curso y el funcionamiento de la Casa del Estudiante.

¿Cuál es la postura de los alumnos respecto al futuro calendario?
Con las restricciones que tenemos no caben demasiadas alternativas. Las limitaciones son básicamente dos:esperar a que salga la Selectividad de septiembre y el número de semanas que tiene que tener cada cuatrimestre según las especificaciones del Plan Bolonia. Eso supondría empezar el curso a mediados de septiembre y después contar 18 semanas, y luego empezar el segundo cuatrimestre y acabar a finales del mes de junio.

¿Dentro de ese estrecho margen qué se puede hacer?
Vamos a plantear un calendario en el que el curso empiece aproximadamente el 20 de septiembre y acabe el 30 de junio, de tal manera que coincidan las fechas de inicio y final de cada cuatrimestre, tanto para las titulaciones antiguas como para las nuevas.

¿Tiene alguna preferencia la Universidad sobre las fechas de la Selectividad?
Nos daría más libertad para empezar el curso antes si la Selectividad de septiembre se trasladase a julio. Eso es algo que se hace en otras comunidades autónomas. Mientras la Selectividad se haga en septiembre, eso nos condicionará el comienzo del curso. Pero la decisión es de la Junta, no nuestra.

¿La Casa del Estudiante del Colegio de Cuenca va a ser la ubicación definitiva?
La Casa va a estar donde está, y la única decisión sería si la podemos ampliar o no. Estaría bien extenderla un poco mas, para que ocupara una parte más grande del edificio que está ya construido.
¿De qué modo se puede incrementar la participación de los estudiantes en las elecciones?
Es una de las señas de nuestro programa. La participación ha sido baja y sigue siéndolo. Con tiempo tenemos que plantearnos cómo podemos hacer para que esa participación aumente. Creemos que es fundamental que se potencie con vistas a la implantación de los nuevos grados.

¿Es difícil motivarles?
Tengo esperanza de que con la puesta en marcha de los nuevos grados tengamos estudiantes más implicados, más participativos, al cambiar la metodología docente.

¿Cómo se puede facilitar la inserción laboral de los titulados en estos tiempos de crisis?
Es difícil conseguir resultados, pero podemos hacer más de lo que estamos haciendo. La idea es destinar más recursos humanos y financieros en esta línea, aunque sabemos que los resultados no pueden ser buenos cuando las empresas no están contratando.

¿Está satisfecha la Universidad de Salamanca con la colaboración de las empresas en este ámbito?
El entorno no es demasiado favorable, porque no tenemos un gran tejido industrial, pero como Universidad sabemos que nuestros egresados se van a muchos sitios, y lo que interesa es su inserción profesional, no tanto dónde lo haga.

¿La paz en cuanto a los horarios de las bibliotecas está asegurada?
Vamos a intentar optimizar los recursos disponibles y colocar las hora de apertura cuando sean más necesarias. Tenemos datos de ocupación de bibliotecas para cualquier momento. Es una cuestión de calcular el número de personas y el coste que supone, y hay un momento en el que hay que parar.
¿Cómo se van a potenciar las actividades culturales en las fiestas de cada Facultad?
Cada Delegación nos manda un programa con actividades que quiere desarrollar. Ese programa se acepta y se le da una dotación para sufragarlas. Pero las fiestas con alcohol están descartadas y seguiremos el modelo actual.

En materia de captación de alumnos, ¿hacia dónde se va a avanzar?
Todo lo que sea captación de alumnos en nuestro distrito universitario continuará, y nuestra asistencia a determinadas ferias. Analizaremos cada una, y según los intereses estratégicos de la Universidad, se decidirá si se acude.

¿Hay margen para atraer a más?
Hay grados que pueden ser más atractivos con el nuevo sistema y tengan margen de maniobra para ganar alumnos, como el de Matemáticas. Por supuesto, gran parte de la captación tendría que orientarse al postgrado.

¿Le parece bien que los alumnos repetidores paguen más, como plantea el Ministerio?
Está claro que se va a ir hacia algo así. La discusión es en qué medida se debe ir encareciendo la matrícula. Creo que la sociedad en su conjunto entenderá la medida, pero habrá que asegurarnos que cada asignatura se pueda aprobar con un nivel adecuado de esfuerzo.

¿Le preocupa que regresen las protestas contra Bolonia o ya están desactivadas?
Creo que hay cierta resignación y escepticismo entre los estudiantes y los profesores sobre cómo puede funcionar Bolonia. Es difícil cambiar nuestro sistema universitario sin destinar más recursos. También ha habido demasiados cambios e incertidumbres. Se podían haber hecho mejor las cosas.

¿De qué modo se mejorará la movilidad estudiantil?
Se puede incentivar incrementando la cuantía de las becas, aunque vamos a un periodo en el que es difícil que puedan aumentar mucho.