Los rectores responden a Educación que el sistema universitario sí es sostenible y rebaten sus argumentos

El vicepresidente ejecutivo de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) y exrector de la Universidad Politécnica de Valencia, Juan Juliá, ha asegurado que el sistema universitario español sí es sostenible, en respuesta a la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, que lo calificó el pasado lunes de "ecuación imposible".

Juliá argumenta que las universidades españolas están en línea con el modelo europeo ya que "el 100% de los estudiantes universitarios españoles van a universidades públicas que están en el rango del 5% de las mejores del mundo", lo que significa que existe "un buen sistema universitario".

"Con el mayor respeto, no son declaraciones afortunadas", ha señalado y, en alusión a las tasas, ha recordado un reciente estudio de la Comisión Europea sobre las tasas de ayudas en universidades públicas de 33 países, que sitúa a España entre los 10 con las tasas más elevadas.

Sobre los impuestos, ha asegurado que "en España ya se pagan bastantes" pero que "el problema es que hay un porcentaje de economía no declarada" que es de los más elevados de Europa, ya que se sitúa por encima del 18%. "Lo que hay es un problema de capacidad recaudatoria porque hay sectores que no están bajo el control tributario lo que es un tema distinto", ha precisado.

En cuanto al ingreso de los estudiantes, ha indicado que este dato "depende" en función de las universidades y de los estudios. Así, por ejemplo, en el caso de las titulaciones de Ciencias de la Salud, en la universidad pública el 90,78% de los alumnos ingresa con una nota de más de 6,5, que en las privadas es del 40,57%. Mientras, en el conjunto de ramas de conocimiento, con más de 6,5 ingresan en la universidad pública el 67,77% de los alumnos y en las privadas, un 46,7%.

"Los porcentajes vuelven a ser coincidentes con buena parte de los países europeos. No se trata de tener algunas de las mejores sino que el mayor porcentaje de estudiantes vaya al rango de las mejores", ha argumentado, en alusión a numerosos rankings internacionales, además de reiterar que España se encuentra en el entorno de la media de la OCDE en acceso universitario.

"El sistema universitario es bueno en términos globales y los ciudadanos se pueden sentir orgullosos de sus universidades", ha asegurado Juliá para quién esta afirmación es "perfectamente compatible con que pueden y deben mejorar". "Hay territorio para la mejora pero hay que hacer valoraciones justas y fundadas", ha reiterado.

LLAMAMIENTO A LOS PARTIDOS

Por otro lado, Juliá ha recordado que existen dos modelos educativos de universidad: el que defiende que la educación universitaria pública es un beneficio individual por lo que las familias y los individuos deben soportar la mayor parte del coste "pero con una abundante política de becas y ayudas, la mayor parte retornable, para preservar la igualdad de las oportunidades", que es el denominado modelo anglosajón que se da en Estados Unidos y en Inglaterra.

El otro modelo, como ha detallado, es el que defiende la mayor parte de la Europa continental y considera que la educación universitaria es un beneficio individual pero, sobre todo, de la colectividad y de la sociedad.

Por ello, ha hecho un llamamiento a los partidos para que, de cara a las elecciones municipales y autonómicas de 2015, definan qué modelo universitario van a ofrecer a los ciudadanos.