Los quintos de Rágama celebran sus fiestas arropados por más de medio centenar de personas

Unas sesenta personas celebraron en la madrugada del 30 de abril al 1 de mayo la tradicional fiesta de los quintos en Rágama, donde este año cuatro jóvenes recordaron esta tradición que se mantiene viva en otros muchos municipios de la comarca peñarandina

La fiesta comenzó sobre las once de la mañana cuando los vecinos se dieron cita en torno a una hoguera en el paraje donde se comenzó a cavar un hoyo donde después los quintos colocaron el tradicional mayo. Seguidamente, los jóvenes fueron al monte donde cogieron una copa de un pino que tras clavarla en una viga la izaron después de colgar también diferentes objetos como muñecos, maletas,... y hasta un espantapájarosEl momento clave se cuando la viga con la copa y los objetos es levanta por los jóvenes ragameños ayudados de unas sogas y una escalera.

 

Durante toda la noche, los quintos invitaron a los presentes sangría y cerveza para concluir a altas horas de la mañana con un tentempié a base de embutido picante, tortilla de patata y sopas de ajo. Como durante todo la noche, la lluvia fue protagonista, los jóvenes se refugiaron en una nave propiedad municipal para degustar estos alimentos. 

 

Francisco Javier Arribas, Cristina Astudillo, Héctor Bernal y Lucia Pescador fueron este año los cuatro jóvenes de Rágama que celebraron la fiesta de los quintos. Hay alguno más que vive fuera y que al caer el 1 de mayo entre semana no se pudieron sumar a la fiesta.