Los quintos cruzan el río y honran al Cristo del Monte en Alaraz

Vistosidad. El buen tiempo imperante en esta jornada festiva acompañó a todos los presentes, que tardaron menos de lo habitual en recorrer el camino
Cecilia Hernández

Los quintos de Alaraz cumplieron de nuevo con la costumbre, que ya está a un paso de convertirse en tradición, de cruzar a pie el río Gamo mientras bailaban la charrada del Cristo del Monte, imagen que celebró ayer su fiesta.

Desde tiempos inmemoriales, cada Lunes de Aguas el Santo Cristo del Monte es bajado de su ermita, que se encuentra a cuatro kilómetros del pueblo, en plena dehesa, hasta la iglesia parroquial de Alaraz, donde permanece hasta el 14 de septiembre, cuando realiza el camino contrario.

En su trayecto de ayer lo acompañaron todos los vecinos y muchos visitantes que regresan cada año a esta localidad para participar en la romería, en la que la patrona del municipio, la Virgen de las Nieves, acompaña al Cristo al que por la mañana ha ido a buscar a hombros de las quintas y otras mujeres. Este curioso rito del paso del río, que se ha convertido en imagen típica del Lunes de Aguas, fue instaurado por los quintos de hace unos 20 años y por eso no cuenta con las simpatías de los más mayores del pueblo, aunque cada año más personas se reúnen para contemplar la cita desde el puente.

Es en ese momento, cuando las campanas de la iglesia comienzan a repicar de alegría, anunciando que el Cristo y la Virgen están a punto de entrar en el casco urbano de Alaraz.

El buen tiempo acompañó ayer a todos los presentes, que tardaron algo menos de lo habitual en recorrer el camino, tras haber escuchado la misa cantada en latín que se celebró en la ermita del Cristo antes de iniciarse la romería.

Una vez en la Plaza Mayor se continuó bailando la charrada y las jotas hasta bien entrada la tarde. Todos los asistentes a la fiesta disfrutaron sobremanera y, aunque el viento empezó a soplar con cierta fuerza, no fue óbice para enturbiar la jornada festiva de Alaraz en honor al Cristo del Monte.