“Los proyectos del 2018 necesitan financiación para ser realistas”

El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, aprovechó ayer su segunda visita en una semana a Salamanca para desactivar la polémica en torno a sus declaraciones sobre el VIII Centenario de la Universidad de Salamanca en las que reclamó que se debe trabajar “con realismo y cerca unos de otros”, para distinguir “entre una idea y un proyecto”. El ministro matizó ayer que “hacen falta proyectos y no digo que no los haya, pero necesitan financiación para que sean realistas”. Gabilondo respondía así a las declaraciones del alcalde, Julián Lanzarote, en las que aseguraba que “no faltan ideas” y que hay “proyectos como la copa de un pino”.
E. S. C.

A este respecto, Gabilondo señaló que “no soy amigo de polémicas” y abogó por “trabajar juntos, activamente por la universidad y por Salamanca, que es lo que queremos”. El ministro de Educación hizo estas valoraciones tras la clausura de la segunda edición del Máster en Familia, Educación y TIC: Formadores para el nuevo entorno digital, organizado por la Universidad Pontificia. En este contexto, hizo una llamada a todas las familias españolas “a participar activamente en la tarea educativa en colaboración con profesores y centros” y recordó que “no sólo se educa en horario escolar y para eso es determinante el papel de padres, madres y tutores”. En su opinión, la implicación de las familias en la educación “se hace a través de las nuevas tecnologías”.

Por otra parte, el ministro calificó de “buena noticia” la incorporación a su equipo del vallisoletano Mario Bedera como nuevo secretario de Estado de Educación y FP, ya que, según destacó, cuenta con un perfil que “corresponde al estilo en el que yo creo, exigente, trabajador y leal a un proyecto y a un Gobierno”.

Asimismo, también aplaudió los cambios ortográficos introducidos por la Real Academia ya que “favorecen la comprensión y vinculan la evolución de la lengua, que es un espacio vivo, a la situación de una determinada sociedad”. Además, recalcó que lo importa es que “se cuide la lengua, se ame, se escriba correctamente” y se enseñe que “en el cuidado del lenguaje está el cuidado de uno mismo”.