Los proyectos de la Red Natura se protegerán con una evaluación

Objetivo. Reforzar la protección de los espacios protegidos. Rechazo. En caso de afección, cuando el plan sea de interés público de primer orden, el promotor deberá presentar medidas compensatorias
ical

Los proyectos, programas o planes que se desarrollen en zona Red Natura 2000 en el territorio de Castilla y León deberán contar con un informe preceptivo de evaluación sobre sus repercusiones, una vez que se apruebe el decreto que regula la medida y que servirá para reforzar de manera adicional su protección. Así figura en el borrador de la norma, a la que tuvo acceso Ical, en cuya exposición de motivos recuerda la obligación de las comunidades autónomas de conseguir la compatibilidad entre el desarrollo y la conservación de estas áreas, con el punto de mira puesto en garantizar la biodiversidad por medio de la protección de los hábitats naturales y de la flora y la fauna silvestre.

Es más, el documento considera “urgente” establecer una adecuada regulación administrativa de esta evaluación, que hasta la fecha, aunque parezca sorprendente, no existe.

El decreto servirá para fijar un mecanismo de evaluación sobre las repercusiones de los planes y proyectos que, sin tener relación directa con la gestión de los lugares de la Red Natura 2000 o sin ser necesarios para ésta, puedan afectar de forma apreciable a estos espacios. Se incluyen aquellos que pretendan desarrollarse en suelo rústico o en suelo urbanizable.

En estos momentos, la Red Natura 2000 en Castilla y León está integrada por 70 zonas de especial protección para las aves (ZEPA) –en Salamanca en Las Arribes, Ciudad Rodrigo, Campos de Alba y Tierras de Campiña–, con una superficie de cerca de dos millones de hectáreas, y por 120 lugares de interés comunitario (LIC) –El Rebollar, Cuerpo de Hombre o Argañán– de las regiones biogeográficas mediterránea y atlántica, con una superficie de 1,89 millones de hectáreas, según fuentes de la Consejería de Medio Ambiente. En conjunto, y descontando solapamientos, Castilla y León aporta a la Red Natura 2000 un total de 170 sitios con una superficie de 2,46 millones de hectáreas, lo que representa el 26,13 por ciento de la superficie de la Comunidad Autónoma.