Los profesionales anuncian nuevas protestas “si no hay avance en las negociaciones”

Advertencia. Desde COAG apuntan a que las conversaciones con el Gobierno están dando resultados “parciales y que los acuerdos no se están cumpliendo”
ICAL / ZAMORA

El responsable de Organización de la Comisión Ejecutiva estatal de COAG y presidente de COAG Zamora, Miguel Blanco, advirtió ayer de que las negociaciones con el Gobierno de España están dando resultados “muy parciales” y “si no se producen avances”, los agricultores y ganaderos se movilizarán a finales de año “de forma generalizada en todo el país”.

Blanco, quien consideró que “el hecho de que no haya grandes avances significa que el acuerdo de Zapatero con el sector en Moncloa no se está cumpliendo”, aludió a los más de 200.000 agricultores y ganaderos que se movilizaron en Madrid el pasado mes de noviembre, indicando que “están a la espera”.

Asimismo, expuso que la movilización de hace dos semanas en Mérida, coincidiendo con la reunión informal de ministros de Agricultura de la Unión Europea, en la que se reivindicó el mantenimiento de la PAC, el control de las importaciones y el ajuste de los precios a los costes de producción, fue una mera “transición”.

En este sentido, el responsable de Organización de COAG recalcó que “vamos a plantear una gran movilización en unidad de acción porque llevamos meses negociando, dialogando y haciendo propuestas sin respuestas concretas”.

Miguel Blanco, quien recalcó que “sin PAC no hay agricultura ni alimentación europea”, consideró el sector agropecuario una “cuestión vital” para el futuro “de una Europa de 500 millones de consumidores”, y apuntó que “es un sector estratégico que tiene que estar dotado de presupuesto más allá de 2013 y que no puede ser despilfarrador como hasta ahora”, haciendo referencia al “desacoplamiento y a las ayudas indiscriminadas”.

Por otra parte, Blanco sentenció en que la crisis del sector “no se puede salvar ni siquiera con las ayudas” e insistió en que éstas “deben ser un complemento porque la base fundamental de las rentas deber ser los precios”. En este contexto, destacó que “la volatilidad de los precios en este momento acaba con el sector más competitivo, y ahí tenemos el sector lácteo, que se está hundiendo” y añadió que “es necesaria una regulación de mercados y nuevos sistemas de intervención”.

Asimismo criticó la diferencia de precios entre lo que percibe el productor y lo que paga el consumidor, recordando que “hay que hacer un ajuste con un control estricto sobre todos los eslabones de la cadena para que no haya una posición de dominio”.