Los Premios Ángel Carril investigarán el Campo de Robledo y los pueblos de la Ramajería

El diputado de Cultura, Julián Barrera, el director del Instituto de las Identidades, Juan Francisco Blanco y los profesores de la Universidad de Salamanca, Julio Borrego Nieto y José Luis Martín Martín. Bernanrdo Hernández actúo como secretario.

Los proyectos sobre la indumentaria del campo de Robledo y la identidad de los pueblos de la Ramajería de Salamanca han sido seleccionados para recibir las dos becas de investigación etnográfica “Ángel Carril”. Las becas están dotadas con 3.500€ cada una.

Los proyectos sobre la indumentaria del campo de Robledo y la identidad de los pueblos de la Ramajería de Salamanca han sido seleccionados para recibir las dos becas de investigación etnográfica “Ángel Carril”.

 

El jurado, que ha estado compuesto por el diputado de Cultura, Julián Barrera, como Presidente, el director del Instituto de las Identidades, Juan Francisco Blanco y los profesores de la Universidad de Salamanca, Julio Borrego Nieto y José Luis Martín Martín, como vocales, y Bernanrdo Hernández , como secretario, ha fallado la selección de estos dos proyectos entre los 15 de muy diverso enfoque y temática que han concurrido a las dos becas dotadas con 3.500€ cada una.

 

El proyecto “Mantenimiento de la indumentaria tradicional del Campo de Robledo” de Raúl Benito Calzada, optaba dentro del apartado de “proyectos de investigación con especial incidencia en el trabajo de campo”. El jurado ha estimado el interés de este proyecto como contribución para un imprescindible y urgente estudio a fondo de la indumentaria tradicional de la provincia de Salamanca, en su amplia diversidad y en las particularidades comarcales y locales.

 

Por su parte, “Una identidad por descubrir: los pueblos del este de la Ramajería (Salamanca)” de Javier San Vicente Vicente, se presentaba en el apartado de los “proyectos etnográficos sobre identidades salmantinas”. El jurado, en este caso, ha estimado el rigor del proyecto para la configuración de las señas de identidad de la comarca salmantina de la Ramajería, particularmente las conectadas con la arquitectura tradicional y su delimitación geográfica.

 

Los becarios disponen de un año para llevar cabo sus proyectos y el Instituto de las Identidades se reserva el derecho de su publicación de los resultados.