Los precios de pienso y abono lastran el desarrollo de los profesionales del sector

Muchos agricultores se plantean no tirar abono porque no es rentable de cara a la prĂłxima sementera

Abono y pienso; pienso y abono. Son dos de los productos que traen de cabeza a los agricultores y a los ganaderos de la provincia de Salamanca y del conjunto del paĂ­s. Los agricultores se echan las manos a la cabeza ante el excesivo valor del abono de cara a la sementera que pronto darĂĄ comienzo.

Y es que en la actualidad los abonos y fertilizantes tienen un precio de entre 0,36 y 0,37 euros cada kilogramo, coste abusivo para que el productor encuentre rentabilidad en su explotación. “Si a una hectárea hay que echarle 300 kilogramos de abono, al precio al que está una vez ahora y otra en primavera, las cuentas no salen”, señala Celestino Martín, profesional de la provincia de Salamanca.

En la actualidad, el valor de los cereales, en un nivel elevado en relaciĂłn a otros aĂąos hace mĂĄs llevadera esta situaciĂłn, pero ni aun asĂ­ el agricultor obtiene un beneficio demasiado amplio si es que realmente lo consigue.

El pienso, consecuencia del cereal
Por su parte, el ganadero atraviesa por una situación aún más extrema si cabe debido al precio del pienso en todos los sectores, consecuencia directa del precio de los cereales, siendo la pescadilla que se muerde la cola. “Cuando el cereal sube, lo hace el pienso enseguida, pero cuando disminuye la materia prima, no lo hace el pienso ni tan rápido, ni en la misma proporción”, apunta Martín.

Actualmente, el precio del pienso al ganadero le cuesta mĂĄs de 0,30 euros aspecto que, unido al precio en origen del producto, hacen casi imposible que el sector ganadero se desarrolle en su plenitud y solo el vacuno parece salvarse un poco de la quema, pero por la escasez de animales. No obstante, los expertos y profesionales del sector seĂąalan que el sector ha tocado fondo y su recuperaciĂłn debe llegar poco a poco aunque los implicados llevan ya demasiado esperando.