Los parados de larga duración son un tercio de los desempleados

El colectivo de parados de larga duración se ha disparado en Castilla y León desde el inicio de la crisis económica. Si en el tercer trimestre del año 2007 el porcentaje de trabajadores afectados por esta situación se situaba en el 24,3%, dos años después, en el cuarto trimestre de 2009, llegó al 31,5%. Así se desprende del análisis realizado por Analistas Financieros Internacionales (Afi) y la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (Agett) en su último Boletín de Avance del Mercado Laboral. A pesar del mal dato, Castilla y León se sitúa por debajo de la media española, ya que en el conjunto del país el porcentaje de parados de larga duración se eleva al 34,5% de todos los desempleados. El colectivo ha crecido en 1,1 millones de personas desde el inicio de la crisis, alcanzando en el cuarto trimestre de 2009 la cifra total de 1,5 millones. Seguirá subiendo al menos hasta el segundo trimestre de 2011 y llegará a los dos millones en el cuarto trimestre de 2010, lo que supone el 43% de todos los parados.
ICAL

Las comunidades donde más ha crecido son Baleares, Murcia, Aragón, La Rioja y Valencia, aunque Asturias y Canarias son las regiones que cuentan con un mayor peso de este colectivo, que representa el 42,6% y el 38,5% del total, respectivamente. Por el contrario, Navarra y Cantabria son, con el 25,2% y el 25,4%, las dos comunidades con una menor proporción. A pesar de estas diferencias, los analistas destacan que la distribución por género, edad y geográfica muestra una “gran uniformidad”, que indica “la profundidad que está adquiriendo este fenómeno”. “Aunque se estabilice la ocupación o, incluso, aumente, el riesgo de que siga profundizándose la situación de paro de larga duración por mucho tiempo es elevado”, advierten los autores del informe.

El perfil de los parados de larga duración es mayoritariamente masculino (52,3%) por el mayor deterioro de sectores con un alto porcentaje de empleados varones, como son la industria y la construcción. La distribución por grupos de edad muestra una pérdida de peso relativo de los jóvenes respecto a la crisis de 1993 y 1994, y de hecho crece el porcentaje de parados de larga duración mayor de 35 años. Además, el boletín indica que los empresarios, según las opiniones mostradas en el cuarto trimestre de 2009, no esperan incrementar sus plantillas hasta finales de 2010. Para este primer trimestre del año apuntan una reducción del 0,5% respecto al anterior, porcentaje que se duplica en la Comunidad, alcanzando el 1,1%. Las previsiones de los empresarios sobre la evolución de sus plantillas para los próximos trimestres son bastante negativas en la mayoría de las comunidades. Extremadura y Murcia son las que peores perspectivas presentan, mientras que Baleares y Asturias liderarán la creación de empleo a finales de año.