Los pacientes hipertensos incumplen mĂĄs sus tratamientos durante el verano

El calor estival y la relajaciĂłn propia de las vacaciones pueden disminuir las cifras de presiĂłn arterial e inducir errĂłneamente al paciente a pensar que su necesidad de tratamiento es mucho menor.

SegĂşn afirma la doctora Nieves Martell, presidenta de la Sociedad EspaĂąola de HipertensiĂłn y Liga para la Lucha contra la HipertensiĂłn Arterial, los cambios de hĂĄbitos durante el verano repercuten en el comportamientos de los pacientes hipertensos, que transgreden con sus terapias un 20% mĂĄs de lo que se registra habitualmente.

Martell alerta: “Ocho de cada diez pacientes hipertensos interrumpen total o parcialmente su tratamiento durante las vacaciones de verano lo que produce, como consecuencia, una subida de tensión sistemática.”
A la hora de viajar, se recomienda a los pacientes hipertensos llevar consigo el “tensiómetro” a su lugar de veraneo para conocer los niveles al menos una vez a la semana. El periodo estival también invita a trasladar algunas comidas fuera de casa y por tanto, abusar de alimentos con elevados contenidos de sal y grasas. “Una mala alimentación, junto con otros factores como es el abuso de alcohol, el tabaco o el sedentarismo provoca un descontrol de la tensión arterial”, explica la doctora Martell. Los expertos insisten en que el verano no debe ser excusa para abandonar la dieta equilibrada y realizar ejercicio diario.