Los ópticos de Salamanca insisten en cuidar la higiene visual para evitar la fatiga en el trabajo

Las molestias más frecuentes son irritación de ojos, dolores oculares y de cabeza o deslumbramiento.

La vuelta de las vacaciones estivales es un buen momento para cuidar la higiene visual en el trabajo, en especial, para aquellas personas que se pasan muchas horas frente a la pantalla de un ordenador. Las molestias más frecuentes suelen ser la irritación de ojos, los dolores oculares y de cabeza, el picor de ojos, el deslumbramiento o el lagrimeo.

 

Desde el Colegio de Ópticos-Optometristas de Castilla y León (COOCYL)  insisten en una serie de consejos para evitar la fatiga visual y mejorar su calidad de vida en este sentido. Por ejemplo, en relación a la posición delante del ordenador, que la dirección de los ojos coincida con la parte superior de la pantalla, y a una distancia entre 55 y 60 centímetros.

 

La secretaria general del COOCYL, Ana Belén Cisneros, recomienda la regla del 20, es decir, “cada 20 minutos levantar la vista durante 20 segundos mirando a 20 pies o 6 metros para relajar la visión”, y como añade, también es importante “que se relaje la visión al hacer una tarea de cerca de forma continuada”.

 

El delegado del Colegio en Salamanca, Mariano Luengo Sánchez, provincia con más de un centenar de ópticos-optometristas, insiste en que son dos los problemas oculares asociados al uso del ordenador: la fatiga y la sequedad ocular. “Hay que recordar que el ojo se encuentra controlado por músculos y como tales deben ser sometidos a unas pautas que no nos lleven a un sobreesfuerzo que provoque ese incómodo cansancio que condiciona nuestro trabajo”, subraya.

 

Además, Luengo recuerda que cuando se está concentrado en una actividad de cerca, “el ritmo de parpadeo disminuye pero también es cierto que si trabajamos en un ambiente demasiado seco provocado por el sistema de calefacción-refrigeración, que también motivará una sensación incómoda al notar un déficit de lágrima, por lo que en esos casos sería conveniente recurrir a algún tipo de hidratante ocular”.

 

Por otra parte, el delegado de COOCYL en Salamanca apunta que lo primero y fundamental es saber si la corrección óptica es la adecuada a través de un completo examen visual, “además de un estudio de la situación del puesto de trabajo”. Mariano Luengo cree que hay que individualizar las soluciones dependiendo de la actividad y del tipo de deficiencia visual que se tenga, “hoy en día hay diferentes tipos de cristales y tratamientos de los mismos que nos permiten afrontar la exigencia visual de cada caso”.

 

Los ópticos-optometristas de Castilla y León insisten también en cuidar la iluminación en el espacio de trabajo, y lo ideal es la luz natural, y de no ser así, que sea uniforme, que no provoque sombras marcadas sobre el plano de trabajo y que garantice unos niveles adecuados. Asimismo, es importante evitar cualquier deslumbramiento o reflejo en la pantalla, mesa, teclado u ojos del usuario, producido por luz natural o artificial.

 

La secretaria del COOCYL recuerda que si tras seguir los consejos para evitar la fatiga visual siguen las molestias, “es de suma importancia acudir al óptico-optometrista para hacer un estudio personalizado, ya que a veces la visión es buena pero los ojos no están funcionando correctamente (no funcionan de la mejor forma binocular posible o no se coordinan bien)”.

 

Cinco consejos para cuidar tus ojos

 

-Cada 15-20 minutos se deberán hacer cambios de mirada cerca-lejos para relajar la visión, y cada 1 ó 2 horas es necesario interrumpir el trabajo, descansar y levantarse.

 

-El teclado será inclinable e independiente de la pantalla y su superficie será mate.

 

-La pantalla tiene que colocarse perpendicular a las ventanas, que estarán provistas de cortinas que tamicen y atenúen la luz.

 

-La temperatura ambiental estará entre los 23º y 26º, según la época del año, con una humedad relativa del 50%.

 

-El asiento será estable, giratorio, con respaldo inclinable y apoyo lumbar. Es conveniente el uso de un reposapiés.