Los opositores a la mina de uranio organizan una marcha de protesta

Instalaciones de Berkeley en Retortillo.

Stop Uranio, Equo y Ecologistas en Acción convocan una gran marcha senderista contra el proyecto de Berkeley en Salamanca. Se celebrará el día 28 con inicio y final en el balneario de Retortillo.

Bajo el lema "Con la salud, la economía y el medio ambiente no se juega, bajo ningún concepto", la ruta, de carácter circular, discurrirá el 28 de diciembre a partir de las 11:00 horas con inicio y final en el Balneario de Retortillo completando un recorrido aproximado de cuatro kilómetros con el objetivo de sensibilizar a la población sobre los riesgos que una explotación como la de Berkeley puede acarrear para la provincia salmantina y sus comarcas.

 

La salida se realizará desde el parking del balneario, y proseguirá a través de la carretera que conduce a Retortillo, para acto seguido tomar a mano derecha un desvío que conduce al río Yeltes, donde se visitarán los restos de antiguos molinos harineros y se explicará a los participantes cuáles serán las afectaciones ecológicas sobre las aguas del cauce fluvial. Antes de regresar en dirección al balneario, se visitará el arroyo Caganchas, donde se encuentra en régimen extensivo una gran cabaña ganadera.

 

En fechas recientes, José Luís Moreno, portavoz de la Plataforma contra la mina de uranio de Salamanca calificó de "auténtica aberración" la aprobación de la Declaración de Impacto Ambiental por parte de la Junta de Castilla y León, al dar por buenos los argumentos de la minera sin considerar las numerosas alegaciones presentadas, y obviando el informe del Consejo de Seguridad Nuclear que califica los residuos de la explotación como "radioactivos" y "peligrosos" frente a la clasificación presentada por la empresa minera.

 

Por su parte, Gabriel Risco, coportavoz de Equo en Salamanca y Juan López de Uralde, coportavoz federal de Equo a nivel nacional hicieron entrega el pasado 21 de octubre de un escrito al Ministerio de Industria en el que se denuncia la falta de competencia de la Junta de Castilla y León para tramitar los permisos y la declaración de impacto ambiental del proyecto de Berkeley, denunciando la manifiesta incapacidad financiera de la empresa tanto para hacer frente a los costes de explotación y restauración, según los datos aportados por el mercado bursátil australiano.

 

Desde Ecologistas en Acción, Alicia González ha señalado, respectivamente, que el proyecto de Berkeley parte de un "planteamiento especulativo" con claros problemas como "la gestión de los residuos radioactivos" y que la presunta "prosperidad" publicitada por Berkeley es "una estafa para el territorio y una estafa para la ciudadanía", ante lo que es necesaria una llamada a la movilización social para la defensa de la salud de las personas y el medio ambiente.