Los niños, protagonistas de la noche con su pregón del Carnaval

Joven de 11 años. Mencía Hermosa Vicente lo pronunció para la peña Lanceros de Don Julián. Corte de honor. La acompañaron la reina y las damas infantiles, vestidas de charras
MONDRIÁN / DAVID RODRÍGUEZ


Con anterioridad al pregón, la corte de honor infantil y la pregonera se dieron cita en el salón de plenos del Ayuntamiento, para realizarse las habituales fotos de rigor. La reina Sandra Henche, y sus damas Fátima Sánchez, Alejandra Mangas y Alba Carpio iban vestidas perfectamente de charras, éstas últimas acompañadas de sus damos, Alonso Martín, Jaime García, y Adrián García, respectivamente, con el traje de lancero charro.

Desde el Ayuntamiento iniciaron el recorrido hasta el teatro Nuevo, con la música de la charanga infantil Los Bemoles abriendo la comitiva. Ya dentro del teatro, y al igual que en los pregones “de mayores”, hicieron entrada cada una de las damas con sus acompañantes, para finalizar con la entrada conjunta de la pregonera y la Reina infantil del Carnaval. En el escenario, se sentaron en sus respectivos tronos.

Los presentadores del acto, miembros de la peña Lanceros de Don Julián, relataron la historia de la bruja “charrascona”, que siempre viene por el Carnaval, marchándose el Miércoles de Ceniza. Antes de dar paso a la pregonera, lanzaron un claro mensaje para apostar por los niños: “qué será del Carnaval del futuro sino nos involucramos con el Carnaval de nuestros mayores”.

Mencía Hermosa Vicente realizó un pregón de carácter muy personal, recordando historias propias y familiares. En especial tuvo un recuerdo para su abuelo, que jugó en el Ciudad Rodrigo Club de Fútbol en la época de esplendor de éste, en los 50, con el nombre de Hermosa, siendo muy amigo de Toñete.

La pregonera relató que ni sus abuelos ni sus padres nacieron en Miróbriga, pero ella es farinata de pro, y por ello ha vivido el Carnaval desde siempre: con pocos meses ya se disfrazaba, disfrutaba de las atracciones, y cada vez lo hace más con el bullicio del Carnaval. También tuvo una especial mención para los tablaos, “lugares de juego de los niños al igual que los cañones de Bicentenario de la plaza”.

En su pregón tuvo un protagonismo especial la peña El Caballo, de la cual uno de sus abuelos fue uno de los fundadores. Recordó los primeros años de esta peña, cómo se organizó el primer concurso de Acoso y Derribo, y varias historias en torno al caballo, animal al que su familia siempre ha estado muy ligada.

Después de realizar alguna otra mención al Carnaval, como a la charanga Santa Ana, cerró el pregón con un llamamiento para disfrutar del jolgorio de estos días y para que “los mayores transmitan a los pequeños cómo vivir el Carnaval con alegría”.