Los neandertales usaban palillos para calmar el dolor de enfermedades dentales

Un estudio científico ha demostrado que los neandertales usaban palillos para calmar el dolor de algunas enfermedades dentales, como la gingivitis, lo que representa la documentación del "caso más antiguo" hasta la fecha de tratamiento paliativo para este tipo de patologías.

El trabajo, que confirma también que los neandertales eran una especie con "un amplio abanico de adaptaciones al medio y de recursos", también en medicina, ha sido elaborado por investigadores del del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Sociales (Iphes), en colaboración con la Universitat Autònoma de Bellaterra (UAB) y la Diputación de Valencia, ha informado el centro en un comunicado.

La eliminación de restos de comida que quedan entre los dientes ya está documentada en el 'Homo habilis', una especie que vivió hace entre 1,9 y 1,6 millones de años, aunque la investigación realizada ahora en restos fósiles de neandertales demuestran que los palillos también se utilizaban para "calmar el dolor" provocado por algunas enfermedades bucales.

El artículo 'Toothpicking and periodontal disease in a Neanderthal specimen from Cova Foradà' de Valencia, publicado en la revista 'Plos One', relaciona así las marcas de palillos en molares de neandertales con dolencias relacionadas con los dientes.

El fósil estudiado corresponde al de un homínido que vivió hace entre 150.000 y 50.000 años, en el que se ha corroborado que sus maxilares presentaban porosidad y pérdida de hueso en la zona donde se insertan los dientes, de forma que las raíces de la dentadura quedaban expuestas.

La investigación ha concluido que el neandertal en cuestión no tenía caries, a pesar de que la dentadura presentaba un "gran desgaste" fruto de una dieta abrasiva basada en alimentos duros y fibrosos.

"Este individuo, en un intento de aliviar las molestias que le ocasionaba la enfermedad periodontal, con una importante inflamación de las encías que muy a menudo es sangrante, tendría muchas molestias y utilizó un palillo de forma sistemática", ha indicado el Iphes en el comunicado, lo que le llevó a provocarse dos surcos en la zona de contacto entre dos dientes.

El uso de palillos está ampliamente documentado en las especies antiguas, subraya el instituto, aunque el hallazgo de la Cova Foradà es "singular" porque asocia el uso de palillos a una patología dental y a un intento de aliviar el dolor, no solo como una primitiva forma de higiene dental.