Los municipios, expectantes ante la crecida del río Tormes

Localidades. El punto de mayor interés fue Puente de Congosto, aunque los alcaldes de La Maya, Albade Tormes, Huerta, Valverdón o Juzbado mantuvieron la vigilancia para evitar daños por el desbordamiento
F. M. M.

Los municipios de Puente de Congosto, La Maya y Alba de Tormes, Huerta, Valverdón, entre otros, se mantenían ayer expectantes ante la crecida del río Tormes a su paso por la provincia. En Béjar, muchas personas comprobaron en La Aliseda la cantidad de agua que llevaba el río Cuerpo de Hombre. La provincia, al igual que la vecina de Ávila, se encontraba ayer en alerta amarilla por riesgo de lluvias, según la Agencia Estatal de Meteorología.

Las previsiones de lluvias indicaban que podían recogerse hasta 40 milímetros de precipitaciones en doce horas, por lo que la alerta se mantuvo activa a lo largo de toda la jornada de mañana.

El punto de mayor tensión se vivía en Puente de Congosto, donde los vecinos contemplaban desde su famoso puente la crecida del río, “con más agua de la habitual, pero sin llegar a plantear un peligro inminente”, según Saúl Hernández, vecino de la localidad.

La Maya es otro de los municipios en los que su alcalde, Javier Benito, se acercó por la tarde a las orillas del río para comprobar que no había problema. De forma coloquial confirmó que “no bajaba a lo loco, aunque sí con la lógica crecida provocada por las lluvias de estos dos días”.

En Alba de Tormes también se acercaron algunas personas a comprobar el caudal del río. Según la alcaldesa, ConcepciónMiguélez, “podría tener un metro más de lo normal, pero ni siquiera ha llegado al borde de la dehesa”, por lo que la preocupación ha sido mínima.

El alcalde Huerta, José María Casado, confirmó a este diario que el Tormes al paso por su municipio no planteaba problemas, aunque había crecido por encima de la media del último año. “No hemos percibido ningún peligro de desbordamiento del río a su paso por nuestro municipio”, afirmó.

Al igual que todos los anteriores, el alcalde de Valverdón, Miguel Fraile, se acercó a comprobar que no existía ningún problema: “El Tormes ha ido crecido por estos municipios, pero sin que pudiéramos percibir un peligro inminente”.

Otro de los municipios que vive pendiente en todos los sentidos del Tormes es Juzbado. Su alcalde, confirmaba ausente del municipio, había hablado con los concejales de la localidad quienes le habían transmitido que a pesar de las fuertes lluvias y de la crecida del cauce del río, no había ningún peligro.

La vigilancia mantenida por la Confederación Hidrográfica del Duero sobre el Tormes fue bien valorada ayer por los responsables de los municipios por los que transcurre el río, aunque todos coinciden en señalar que no existió un peligro inminente de desbordamiento y se mantenían tranquilos.