Los miembros del Consejo Social de la Usal no podrán recibir regalos cuyo valor supere los 150 euros

Ejercerán su función con pleno respeto al principio universalmente aceptado de igualdad, "evitando toda discriminación por razón de raza, color, nacionalidad, origen social, edad, sexo...".

El Rectorado de la Universidad de Salamanca ha hecho público el Código Ético y de Buen Gobierno del Consejo Social de esta institución académica, tal y como indica el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl).

 

Así, este reglamento recoge nuevas normas y prácticas con el fin de regular las actuaciones de los miembros del Consejo Social en el ejercicio de sus funciones, "así como de las responsabilidades que puedan asumir dentro del ámbito de gestión del Consejo Social y como complemento a las normas de derecho imperativo que le son de aplicación".

 

Tal es así que los principios y pautas de conducta contenidos en el presente código son de "aplicación a todos los miembros del Consejo Social independientemente de la entidad o ente que los designe. Será de aplicación igualmente a los miembros del Consejo Social, en su actuación como miembros de patronatos de fundaciones o de órganos de gobierno y administración de sociedades propias o participadas por la Universidad".

 

Entre las nuevas normas destaca una que está muy 'de moda' debido al incremento de la corrupción en los poderes públicos, que no es otra norma que establece que los miembros del Consejo Social de la Universidad de Salamanca no podrán recibir ni regalos ni obsequios cuyo valor supere los 150 euros.

 

De este modo, y según recoge el nuevo reglamente, los miembros del Consejo Social "no podrán recibir ni aceptar ninguna clase de regalo u obsequio que proceda de personas físicas o jurídicas que tengan contratadas con la Universidad algún tipo de prestación de servicios o sean proveedoras de las mismas", destaca.

 

Excepcionalmente, "la entrega y aceptación de regalos y obsequios estarán permitidas cuando concurran simultáneamente las circunstancias siguientes":

 

- Sean de valor económico irrelevante o simbólico y no superen los 150 €.

 

- Respondan a signos de cortesía o a atenciones comerciales usuales.

 

- No estén prohibidas por la ley o las prácticas comerciales generalmente aceptadas.

 

Además, los miembros del Consejo Social ejercerán "sus funciones de buena fe, respetando los principios de imparcialidad y transparencia, salvaguardando y primando el interés público general sobre el particular".

 

Mantendrán una "conducta digna en todo momento en sus relaciones entre ellos y con los miembros de la comunidad universitaria, con esmerada corrección y respeto".

 

Y ejercerán sus funciones con pleno respeto al principio universalmente aceptado de igualdad, "evitando toda discriminación por razón de raza, color, nacionalidad, origen social, edad, sexo, estado civil, orientación sexual, ideología, opiniones políticas, religión o cualquier otra condición personal, física o social".

 

En particular, en los nombramientos internos del Consejo Social primará el principio de igualdad efectiva entre hombre y mujeres. Para un mejor cumplimiento de este principio serán de aplicación las normas y recomendaciones emanadas de la Unidad de Igualdad de la Universidad.