Los mercados internacionales empujan a los cereales a un descenso del precio de entre 2 y 12 euros por tonelada

Las diferencias entre compradores y vendedores se acrecentan con la visión de dos realidades diametyralmente opuestas. Consulte la LONJA PROVINCIAL

Lejos, demasiado lejos y sin opción de encontrarse; así se encuentran productores y compradores en la mesa de cereales cada lunes, con una visión de la realidad tan opuesta que parece irreal. De hecho, así ha quedado reflejado en la cotización de cada una de las partes con diferencias en las peticiones de unos y otros de hasta 26 euros. En concreto, surgió en el girasol, cuando un agricultor, Valentín Rodríguez solicitó una petición de 6 euros más para el cultivo y un comprador, Rubén Ronco, pidió 20 euros de bajada.

En cuanto a los trigos y la cebada, se abonaron al tres porque ése fue el descenso fijado por el presidente pese a las solicitudes de algunos compradores de bajar hasta 11 euros, quedando el trigo panificable a 208 euros por tonelada, el de pienso a 203 y la cebada a 201. Avena y centeno bajaron dos y tres euros respectivamente hasta los 182 y 186 euros por tonelada.

El maíz, por su parte, cotizó 12 euros a la baja debido a la recolección del cultivo aunque la demanda de los compradores era aún mayor, hasta los 20 euros de Rubén Ronco; de este modo, el maíz queda a 210 euros por tonelada. En el girasol ha pasado más de lo mismo, para un descenso final de diez euros hasta los 10 euros de descenso.

Por su parte, el garbanzo subió 20 euros y la lenteja repitioó el valor de la semana pasada.

El ovino, más tranquilo
Por otro lado, la mesa de ovino, pese a seguir siendo el desastre de cada semana y usando siempre los mismos argumentos para bajar el precio algunosn miembros de la mesa como Francisco Rubio, por lo menos no se elevó el tono de vozy la 'chirigotya' fue menor. En cuanto al precio, el papel se repitió, sin tener ninguna modificación ni corderos ni lechazos.