Los mejores trucos para limpiar la pantalla de tu teléfono u ordenador

Ordenador

La pantalla de nuestros teléfonos, tabletas y ordenadores van acumulando bacterias a lo largo del día y cuando la limpiamos no siempre lo hacemos de forma correcta. 

La pregunta del millón o, mejor dicho, las preguntas del millón son con qué tenemos que limpiar. ¿Con un paño? ¿Sirve el papel de cocina o de baño? ¿Con algodón? ¿Con agua? ¿Con agua con jabón? Como acabamos de decir, las pantallas de nuestros dispositivos móviles se llenan de bacterias, aunque nosotros, a simple vista, solo veamos polvo o nuestras huellas marcadas.

 

Es por ello que tenemos que utilizar algo apropiado para eliminar esos gérmenes, evitando así infecciones y problemas para nuestra salud. Pero además hay que tener en cuenta que las pantallas de este tipo de dispositivos electrónicos son sensibles a ciertas sustancias y por eso tendremos que evitar determinados químicos que podrían acabar dañando la superficie táctil.

 

Hay tres modos sencillos para eliminar la suciedad y el polvo de tus dispositivos. Ya os adelantamos que las dos primeras opciones os saldrán más baratas y os llevarán menos tiempo.

 

1. Usar una bayeta o paño de gamuza suave y seco. La gamuza, como ya sabéis, es un tejido o paño de lana muy suave al tacto y aterciopelado. Esta es una muy buena opción porque evitaremos dañar las pantallas.

 

2. Usar un paño de gamuza pero un poco húmedo. Cuando decimos húmero no queremos decir chorreando de agua, queremos decir húmedo. Hay que tener cuidado con bañar nuestro dispositivo en agua, porque si no es resistente podemos estropearlo. Tanto en este caso como en el anterior el paño tiene que estar limpio y no haber sido usado previamente, ya que si tiene polvo, por ejemplo, puede rayar la superficie.

 

3. Llevarlo a un centro de servicio autorizado. Esta opción está bien si nuestro dispositivo está muy sucio y necesita una limpieza a fondo, pero, obviamente, para el día a día no es cómoda ni rápida.

 

CÓMO ELIMINAR LAS BACTERIAS

 

Para eliminar las bacterias y desinfectar los dispositivos no bastará con pasarle una gamuza limpia y húmeda, tendremos que utilizar algo más.

 

De acuerdo con un estudio sobre los hábitos en el hogar, llevado a cabo por la Fundación de Estudios para la Salud y la Seguridad Social (FESS) y la Universidad de Barcelona, el teclado de un ordenador o la pantalla de un teléfono móvil pueden llegar a tener hasta 30 veces más microorganismos que una tapa limpia de un inodoro.

 

La recomendación que hacen los expertos que han investigado la presencia de gérmenes en estos dispositivos es utilizar desinfectantes. Pero, ¿cuáles? Una buena opción es el alcohol, ya sea isopropílico o etílico, pero con moderación. Sí, seguimos hablando de limpiar pantallas de dispositivos electrónicos.

 

Si usamos con frecuencia este desinfectante también podemos acabar dañando la superficie -incluso los píxeles en pantallas LED o LCD-, ya que desgastaremos el recubrimiento especial que traen consigo dichas pantallas para minimizar la suciedad y que se adhiera la grasa al teléfono.

 

Al alcohol es conveniente añadirle un poco de agua destilada, o bien mezclar este tipo de agua con un poco de ácido acético que encontraremos en el vinagre. En el caso de utilizar alcohol isopropílico y que este penetrase en el interior no tendría por qué producirse una daño eléctrico, ya que este se evapora rápidamente.

 

LO QUE NO DEBEMOS USAR

 

Si ya tenemos claro lo que debemos usar para una correcta limpieza de nuestro teléfono, no viene nada mal hacer hincapié en lo que no debemos utilizar de ninguna manera. Así que digamos adiós para siempre a todo tipo de material áspero que pueda rayar las pantallas, como puede ser el caso de las toallas o de pañuelos para sonarnos los mocos.

 

También debemos evitar utilizar agua de grifo, ya que contiene cloro y puede dejar manchas en la pantalla. El agua destilada, en cambio, es un buen agente limpiador porque no tiene sales ni bacterias.