¿Los 'mass media' ponen en peligro la identidad de sus consumidores?

Audiovisual creado por Pantalla Gris (Foto:F.Rivas)

Sobre este asunto reflexionan los jóvenes artistas Bárbara Cachán y Adrián Rodríguez en la Hospedería Fonseca de Salamanca.

Dos jóvenes estudiantes de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Salamanca (USAL), Bárbara Cachán y Adrián Rodríguez, exponen hasta el 8 de febrero una serie de litografías y creaciones audiovisuales en las que invitan al espectador a reflexionar sobre la pérdida de identidad de los consumidores de los medios de comunicación de masas, también conocidos como ‘mass media’.

 

Para esta ocasión, los dos autores, unidos bajo el nombre de Pantalla Gris, han seleccionado una serie de litografías, entre la “multitud” que han realizado bajo este proyecto, titulado ‘Otro yo’, que se pueden ver en el Espacio de Arte Experimental de la Hospedería Fonseca de Salamanca.

 

Asimismo, en la misma sala, en un espacio preparado para ello, Cachán y Rodríguez muestran de manera continuada un trabajo audiovisual sobre esta misma temática, en la que utilizan la misma “herramienta audiovisual” para que el visitante se acerque a los efectos sociales de los ‘mass media’.

 

Así lo han detallado los dos autores durante la presentación en Salamanca, a la que también han asistido el director del Servicio de Actividades Culturales de la USAL, Manuel Heras, y el profesor y comisario de la exposición, José Luis Pajares.

 

Organizada por el Servicio de Actividades Culturales de la Universidad de Salamanca (USAL), la colección consta de litografías, mayoritariamente monocromas, que muestran deformaciones “aparentemente crueles” de seres humanos.

 

Según la información facilitada por la Universidad de Salamanca, el visitante podrá ver “seres experimentales, producto de caprichosas mutaciones morfológicas, fisiognomías de lo humano hibridadas por nuevas circunstancias”.

 

Sin embargo, aunque “deshumanizadas”, estas criaturas presentes “nunca acaban en lo animal” y sus miradas se fijarán sobre el espectador con la intención de crear “una constante tensión entre la obra y el visitante”, ha puntualizado la USAL.