Los ladrones sierran los postes telefónicos, segunda vez en menos de una semana

Larrodrigo. Tiraron más de una decena de postes al suelo aunque finalmente no se llevaron el cobre de los cables, dejando al municipio con línea
E.G.

En menos de una semana, los vecinos del municipio de Larrodrigo, en la comarca de Alba de Tormes, han vuelto a recibir la visita de los ladrones, que serraron los postes que habían repuesto. Aunque en esta ocasión no se llevaron el cobre de los cables, según informaron fuentes municipales a este periódico.

Como hicieron el pasado día 2 de febrero, los autores aprovecharon la noche para serrar los postes telefónicos, que están instalados a las afueras del municipio. Según señaló la alcaldesa, Sonia Pérez, en esta ocasión serraron los postes repuestos y alguno más, calcula que en torno a 10 o 12. Sin embargo, en esta ocasión no consiguieron su objetivo, ya que pese a tumbar los postes en el suelo, no consiguieron llevarse el cobre. Una de las posibles causas es que salieran huyendo al comprobar que algún vecino los podía sorprender.

El pasado día 2, los vecinos de Larrodrigo permanecieron durante toda la mañana sin teléfono, cosa que no ha ocurrido en este último caso. Sin embargo, los vecinos están preocupados ante la oleada de robo de cable que se está registrando en las últimas semanas.

La alcaldesa señaló que la Guardia Civil ha intensificado la vigilancia para localizar a los autores de estos robos.

El pasado sábado, los vecinos de Portillo y Éjeme se quedaron sin servicio de telefonía debido a que los ladrones se llevaron el hilo conductor. Los hechos ocurrieron en la madrugada del viernes al sábado, momento que aprovecharon los amigos de lo ajeno para serrar, al menos, cuatro postes y llevarse el cable.

Otro de los municipios afectados por esta oleada de robos son Nava de Sotrobal y Coca de Alba.

Ambas localidades, a finales de enero, sufrieron la visita de los cacos, que dejaron a los vecinos de ambos municipios sin servicio telefónico durante un fin de semana.

Finalmente, la semana pasada, también sustrajeron el cable de las faroles del polígono El Inestal, en Peñaranda de Bracamonte, valorado entre 8.000 y 10.000 euros.