Los juzgados anulan el convenio entre Ayuntamiento de Santa Marta y Prosa para construir una biblioteca

Concejales de IU en Santa Marta, en el solar donde se había proyectado la biblioteca.

La justicia paraliza el convenio tras asumir una denuncia de los ecologistas porque se concedía una parcela pública y una obra nueva sin el preceptivo concurso.

Los juzgados han anulado de manera definitiva, según el grupo municipal de IU en Santa Marta, el contrato entre el Ayuntamiento de la localidad y la constructora Prosa por el que el municipio concedió sin concurso previo a esta promotora una parcela pública para construir viviendas a cambio de que la misma empresa levantara una nueva biblioteca, obra que se concedió también sin concurso público. La decisión remata un pleito que lleva abierto más de tres años y supone, según IU, un varapalo para el anterior alcalde del PP y el concejal de urbanismo.

 

En febrero de 2013 el Juzgado de lo Contenciso Administrativo nº 1 de Salamanca paralizó de manera cautelar, y a solicitud de la Asamblea Ecologista de Santa Marta, la permuta urbanística concedida sin concurso por el Ayuntamiento a la empresa Prosa. El motivo fue precisamente la omisión de un concurso público en el proceso para adjudicar a la empresa una parcela municipal y, a su vez, la obra de una futura biblioteca pública en otro solar de la localidad.

 

En su día Prosa se dirigió al Ayuntamiento de Santa Marta para adquirir un terreno situado frente a la Urbanización La Fontana con el plan de construir 24 viviendas que, al hacerse sobre parcela municipal, debían tener algún tipo de protección. El Ayuntamiento, en lugar de sacar la venta de esta parcela a concurso, la adjudicó a la empresa directamente, exigiendo como medio de pago que la promotora construyera una biblioteca en otro solar propiedad del Ayuntamiento.

 

Según IU, el acuerdo era muy ventajoso para la empresa, que se hacía con un solar sin tener que competir con nadie para adjudicárselo, lo que podría haber incrementado su valor, y que como pago se adjudicaba otra obra. Y muy poco beneficioso para el Ayuntamiento porque sin concurso las viviendas tenían menor protección y la adjudicación de la obra de la biblioteca impide que el Ayuntameinto obtenga mejoras como la rebaja del precio.

 

Todos estos argumentos ya fueron expuestos por el Grupo Municipal de IU en el pleno que aprobó la permuta con los votos favorables del PP y del PSOE, que se limtiaron a aplaudir la ingeniosa operación, y a celebrar el hecho de que Santa Marta fuera a contar con una futura biblioteca.