Los jubilados españoles fallecidos en el atentado de Túnez celebraban su 50 aniversario de boda

Los jubilados españoles fallecidos en los atentados del miércoles en Túnez, los catalanes Antoni Cirera Pérez y Dolores Sánchez Rami, se encontraba en la ciudad magrebí celebrando su 50 aniversario de boda, un regalo de sus hijos que llegarán al país sobre las 13.30 horas.

En una rueda de prensa ofrecida en Valencia, García-Margallo ha asegurado que un avión se desplazará hasta Túnez para repatriar los cadáveres de los fallecidos en el atentado terrorista. Por su parte, Interior ha dado instrucciones para que dos miembros del equipo psicosocial de la Dirección General de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo partan hacia Túnez "para dar apoyo, acompañar y atender a las víctimas del atentado y sus familias".

Los otros dos turistas españoles que se encontraban ilocalizables en Túnez tras el atentado del han aparecido con vida. Son un matrimonio, Juan Carlos Sánchez y Cristina Rubio, embarazada de cuatro meses, procedente de la localidad valenciana de Sueca que, tras el atentado, se había escondido en el interior del Museo del Bardo.

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación ha explicado que los dos supervivientes valencianos localizados podrán volver a su casa, si lo desean, en el mismo avión en el que se repatriarán los cadáveres de los dos jubilados.