Los jóvenes universitarios estudian más lo que quieren que lo que les conviene

El mural de la nueva Biblioteca de la Universidad Europea Miguel de Cervantes.

Más de un 50% de los estudiantes sigue apostando por la vocación antes que por las salidas profesionales a la hora de elegir carrera. 

Cuando parecía que los jóvenes españoles se empezaban a regir por las salidas profesionales a la hora de elegir una carrera, una encuesta realizada por la consultora Círculo Formación  revela que el 52 por ciento de los estudiantes de Bachillerato --esto es, los futuros universitarios-- se guiará por la vocación.

 

En un momento en el que las empresas solicitan, cada vez más, perfiles especializados en áreas muy concretas, como es el caso de la tecnología, el estudio --realizado entre 17.800 alumnos de primero y segundo de Bachillerato, durante la celebración Salón de Orientación Universitaria UNITOUR 2015-2016-- deja al descubierto que los estudiantes quieren formarse y, como consecuencia, trabajar en algo que sea de su "agrado".

 

La cifra de jóvenes que elegirán una carrera universitaria de manera vocacional se ha incrementado con respecto a los últimos años, pasando de un 43 por ciento en 2011-2012 al actual 52 por ciento, según recoge el informe.

 

El número de jóvenes que prefieren quedarse en su ciudad durante la carrera se ha mantenido constante durante los últimos años, y supera al de los que se irán lejos de su casa, tal y como indica el estudio. Así, mientras que un 50 por ciento quisiera estudiar en su propia ciudad o comunidad autónoma, el 34 por ciento tiene seguro que estudiará fuera de su región, y un 14 por ciento se plantea irse fuera de España.

 

Al ser preguntados sobre el lugar en el que les gustaría trabajar, tras finalizar sus estudios, el 33 por ciento de los encuestados sólo piensa en trasladarse donde encuentre un empleo, un 23 por ciento prefiere quedarse en su ciudad o comunidad, y un 22 por ciento buscará directamente empleo fuera de España.

 

EMPLEADOS, EMPRENDEDORES O FUNCIONARIOS

 

La mayoría (el 39 por ciento) indica su intención de entrar a trabajar en una empresa privada tras finalizar sus estudios. Una cifra a la que le sigue muy de cerca el deseo de emprender de los jóvenes, pues un 27 por ciento asegura que quiere ser su propio jefe. Y un 24 por ciento se decantará por opositar para ser funcionario.