Los jóvenes que quemaron un pinar en Pollos asando chorizos pagarán más de 10.000 euros de indemnización

El fuego afectó a una superficie de 17 hectáreas y cerca de 300 pinos, 150 de ellos centenarios


VALLADOLID, 7 (EUROPA PRESS)

Los cuatro jóvenes, tres de ellos vecinos de Sieteiglesias de Trabancos y otro de la capital vallisoletana, que reconocieron la autoría del incendio que, accidentalmente, provocaron asando chorizos el 16 de mayo de 2009 en el paraje 'Bayona', ubicado en el término de Pollos, que afectó a una superficie de 17 hectáreas y cerca de 300 pinos, 150 de ellos centenarios, deberán desembolsar una indemnización global superior a los 10.000 euros.

Así lo ha decretado el Juzgado de lo Penal número 4 por sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press en fuentes jurídicas, en la que el juzgador condena a los imputados al pago de las indemnizaciones reclamadas por la Diputación de Valladolid, la Junta de Castilla y León y ADIF para sufragar los gastos derivados de los trabajos de extinción del fuego, a razón de 1.081, 9.000 y 425 euros, respectivamente, con lo que suman más de 10.000 euros.

Del capítulo indemnizatorio se caen, no obstante, las cantidades reclamadas por los propietarios de dos de los pinares afectados, cifradas en 4.000 y 8.000 euros, al considerar el juez que los reclamantes no acreditaron suficientemente tales daños y tras recordar que buena parte de la zona afectada ha vuelto a regenerase.

La determinación del importe de la reclamación civil era lo único que quedaba por dilucidar en este proceso, puesto que el día del juicio los cuatro jóvenes reconocieron los hechos y se conformaron ya entonces con penas de un año de cárcel, tres menos de la solicitud inicial en cada caso, y multas de 675 euros como autores de un delito de incendio por imprudencia.

Durante el juicio, los ahora condenados, César G.R, Laura F.M, Estívaliz A.A. y Sandra M.V, se declararon culpables de un fuego originado de forma accidental a causa de un golpe repentino de viento cuando disfrutaban de una parrillada asando chorizos en el referido pinar, situado parte del mismo en el espacio natural de las Riberas de Castronuño.

Uno de los perjudicados, Miguel R.R, cifró las pérdidas en unos 4.000 euros por la quema de cincuenta pinos piñoneros de unos treinta años de antigüedad, mientras que otro de los reclamantes, Francisco L.B, solicitaba más de 8.000 euros por la destrucción de ochenta ejemplares de más de ciento ocho años y de otros ciento cuarenta más jóvenes, si bien las defensas de los jóvenes pusieron en entredicho las peritaciones de las pérdidas, minoraron la cuantía a abonar por sus patrocinados y en algún caso se llegó a pedir que se redujeran a cero euros, como así ha estimado finalmente el juez, al considerar que no habían sido acreditadas.

Además, los defensores recordaron que el incendio, declarado de intensidad media, no provocó daños de gran magnitud y que la zona afectada, tal y como ha reconocido la Junta, tiene una capacidad de regeneración de entre el sesenta y el cien por cien.