Los jóvenes hablan con Shakespeare

El campamento de inglés promovido por la la Universidad de Salamanca llega hoy a su fin
MONDRIAN / D. R.

Han sido 22 intensos días sumergidos en la lengua de Shakespeare, pero este jueves la aventura llega a su fin. Hoy finaliza en Ciudad Rodrigo el Campamento de Verano de Inglés de la Universidad de Salamanca, que ha cumplido en 2010 su décima edición en esta localidad.

La Universidad de Salamanca venía desarrollando, a finales de los años 90, un campamento de inglés en la localidad asturiana de Pendueles, con gran éxito. La institución académica decidió buscar otro lugar para desarrollar otro campamento, en algún lugar más cercano a la propia Universidad, y la sección de Cursos Interna-cionales escogió a Ciudad Rodrigo. Desde el primer momento, la organización contó con la colaboración del Seminario Diocesano, que cede cada año sus instalaciones a la Universidad para acoger a los chavales, además de a su personal docente, que les echa una mano.

A diferencia del de Asturias, el de Ciudad Rodrigo es un campamento de doble modalidad, con régimen de externos e internos, que se mantiene hoy en día. La mayoría de los chavales están a régimen completo, lo que hace que duerman en el Seminario Diocesano. Sin embargo, existe otra modalidad abierta, para chavales de Ciudad Rodrigo y los pueblos cercanos, donde siguen el mismo programa que sus compañeros, salvo el dormir y desayunar, que lo realizan en sus propias casas.

72 jóvenes participantes
En la edición 2010 han participado 72 chavales, todos ellos entre los 11 y los 14 años. La mayoría son de la provincia de Salamanca, pero el éxito que ha tenido estos años este campamento le ha permitido ganar una cierta fama que hace que en la actual edición hayan participado chicos de Cantabria, Castellón o Madrid. El buen desarrollo de este campamento se demuestra también en que hasta 16 chavales son “repetidores”, ya que también estuvieron en la edición de 2009.

Todos estos chavales han vivido un intenso programa durante los 22 días (empezó el día 1 de julio) que ha durado este campamento. Las jornadas comenzaban cada día a las 8.30 de la mañana, y no finalizaban hasta las 23.30 ó 24.00 horas. Por las mañanas, ha sido tiempo para la parte más teórica, las clases de inglés, incluidos sábados y domingos. Por las tardes, han desarrollado otro tipo de actividades, pero en todas ellas, las órdenes e indicaciones se daban en lengua inglesa. Muchos días se han desplazado hasta el complejo deportivo de Interpeñas, para disfrutar de sus piscinas y pistas deportivas, pero también han tenido tiempo para realizar un descenso del río en piraguas, visitar la Catedral o la Exposición dedicada al Bicentenario, o desplazarse hasta las piscinas de Peñaparda, y realizar allí una acampada y una pequeña marcha. Mientras, las noches han estado dedicadas al entretenimiento, con juegos de mesa, un talent show, una versión del programa televisivo Furor o gimkanas deportivas dentro del Seminario.